Frías flores de marzo

TÍTULO ORIGINALLulet e ftohta të marsit

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alianza. Madrid (2001). 175 págs. 13,22 €. Traducción: Ramón Sánchez Lizarralde.

Esta es la última narración de Ismaíl Kadaré (Gjirokaster [Albania], 1936) editada en España. Frías flores de marzo puede considerarse como un muestrario de los temas y las formas que están presentes en toda su anterior obra narrativa: los mitos griegos y otras canciones épicas homéricas; las leyendas medievales balcánicas; las tradiciones albanesas, como el Kanun que exige la venganza de la muerte a la estirpe ofendida; los fantasmas de la tiranía comunista de Hoxha, Alia, Brezhnev y Ulbritch en búsqueda de una enigmática cueva que esconde las pruebas escritas de sus crímenes; en fin, la borrosa y fascinante frontera entre lo real y lo onírico. Todo ello se pone en juego en el ámbito de una Albania en los albores del tercer milenio, alrededor de una trama mínima en la que las relaciones entre un pintor funcionario y su modelo y amante, sirven de escaso y quizá forzado bastidor. Como novedad, hay que subrayar que estas relaciones están llenas de sensualidad y experimentación en una recién estrenada libertad sexual; detalles hasta ahora elegantemente obviados en sus novelas.

Al igual que en su anterior relato -El cortejo nupcial helado en la nieve (ver servicio 78/01)-, tanto el planteamiento como la resolución siguen siendo inconsistentes. Kadaré tiene algunos momentos muy sugestivos, pero la atención del lector, como la tensión narrativa, se desvanece.

Ángel García Prieto