PORTADA_Rosinkawiese_RGB

El prado de Rosinka

EDITORIAL

TÍTULO ORIGINALRosinkawiese

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNMadrid (2018)

Nº PÁGINAS223 págs.

PRECIO PAPEL19,95 €

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Gudrun Pausewang es el seudónimo de Gudrun Wicke (Wichstadtl, 1928), escritora alemana que, tras licenciarse en Pedagogía, se trasladó a Latinoamérica, donde comenzó su andadura literaria para regresar años después a Alemania. En sus obras destacan temáticas relacionadas con el Tercer Mundo, la protección del medio ambiente, la paz y la justicia social. La autora, antibelicista y ambientalista, despliega sus inquietudes en El prado de Rosinka, publicada en 1980, que forma parte de una tetralogía con rasgos autobiográficos.

La novela describe la vida de la familia de Gudrun en el campo, iniciada en los años veinte. La narración se basa en la relación epistolar que mantuvo años después la madre de Gudrun, ya anciana, con su sobrino.

Los padres de la escritora se trasladaron a una tierra pantanosa, conocida como “El prado de Rosinka”, situada en los Sudetes (Bohemia Oriental). Allí construyen su sueño de transformar una tierra estéril en habitable y con sus propias manos edifican una casa de madera en la que vivirán el matrimonio y los seis hijos que nacerán. Una existencia en conjunción con la naturaleza, alejada de la civilización, donde los niños crecen en un ambiente de sencillez y primitivismo y trabajan en las tareas domésticas.

Un intrépido proyecto cuajado de felicidad en el que, lógicamente, no faltan vivencias agridulces y dolorosas. Esta pacífica existencia se verá truncada en 1945, al final de la Segunda Guerra Mundial.

Pausewang, que ha sido galardonada con varios premios literarios, narra con prosa luminosa y reflexiva que se detiene en dibujar pequeños detalles de lo campestre, donde es posible encontrar paz y armonía sin demasiados enseres ni complicaciones. Se defiende la añoranza de un estilo de vida basado en el ser y no en el tener, en la autogestión, un modus vivendi a contracorriente en una atmósfera que participa ampliamente del ecologismo y que se ilustra con algunas fotografías.

El prado de Rosinka, novela muy bien escrita, constituye un canto a la naturaleza.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares