El último encuentro

TÍTULO ORIGINALA Gyertyak Csonkig Egnek

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Emecé. Barcelona (1999). 188 págs. 1.600 ptas. Traducción: Judit Xantus.

Sándor Márai nació en 1900 en Kassa, una ciudad húngara que hoy pertenece a Eslovaquia. Exiliado de su país, donde su obra fue prohibida durante el régimen comunista, murió en San Diego (California) en 1989. Antes de ser postergado, había conocido el éxito literario, que recuperó tras su rehabilitación y que le llevó a conseguir el Premio Kossuth, máximo galardón artístico húngaro. En España se habían editado algunas de sus novelas, pero se le puede considerar un desconocido; la publicación de esta novela, rescatada por la editorial italiana Adelphi, donde ha conseguido ocupar los primeros puestos de ventas, supone una agradable sorpresa.

El último encuentro es la narración de una visita y una cena en un palacio del campo húngaro, tras 41 años de distanciamiento, entre dos viejos amigos a los que separó un hecho crucial para sus vidas. El anfitrión es un antiguo general del ejército que, entre muebles, recuerdos y salones que transmiten la nostalgia del esplendor de una noble familia del Imperio austro-húngaro, prepara una velada idéntica a la que compartieron él y su ya desaparecida mujer con el íntimo amigo de la infancia, Konrad. El general y su invitado han vivido esperando este momento, tremendo, en el que el primero desea formular a su amigo dos trascendentales preguntas relacionadas con el acontecimiento que provocó su separación.

Se trata de una narración dura y tensa, que plantea las dudas de dos vidas situadas al borde del fracaso, tras las sombras que enturbian la amistad.

En esta novela se produce, entre otras muchas cosas, una importante reflexión sobre la amistad auténtica, la verdad, la nobleza, el orgullo y las últimas razones para dar sentido a la vida. Se trata de una novela que, de alguna manera, evoca algunas de las mejores narraciones de Joseph Roth y las historias de aquella difícil amistad que aparece en Reencuentro y Un alma valerosa, de Fred Uhlman.

Ángel García Prieto

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares