El gran reloj

RBA Ediciones. Barcelona (2011). 188 págs. 17 €. Traducción: Fernando G. Corugedo.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El título de esta novela de 1946 hace alusión a la maquinaria del destino, al engranaje de circunstancias y personas que tejen lo que necesariamente ha de ocurrir. En principio. George Stround, por ejemplo, el protagonista de esta historia, se ve envuelto en una extraña muerte que apunta hacia él. Aparentemente no hay salida a lo que “El gran reloj” le tiene preparado. Es editor de una revista de un importante grupo y debe encontrar al hombre que acompañaba a la novia de su jefe poco antes del suceso que desata todo.

La novela tiene dos aspectos interesantes. Por un lado no hay policías ni delincuentes habituales. El crimen sucede en un entorno de personas normales y eso añade una sobredosis de tensión psicológica y un suspense más intensos. Por otro, Fearing emplea hasta siete narradores que van contando los hechos sucesivamente relevándose unos a otros. Esta variedad de perspectivas dota a la historia de un fuerte realismo y de numerosos matices caracteriológicos.

El mismo Chandler admiró la ingeniosa trama de este libro, el más conocido del americano Fearing (1902-1961), poeta, editor y ocasional novelista. La historia -dos veces llevada al cine- se sigue leyendo bien años después. El estilo es más literario que popular y las reflexiones sobre lo necesario y la propia responsabilidad añaden cierto interés, aunque el libro, en esencia, no va más allá de la clásica resolución de un caso límite de enigma, sin las múltiples capas de la auténtica novela negra. De todos modos, nadie se aburrirá con esta breve e intensa historia.