Kenneth Fearing

9.Mar.2011
Una historia de crimen sin policías, en un entorno de personas normales, que aumenta el suspense y la tensión psicológica.