el-demonio-de-la-teoria

El demonio de la teoría. Literatura y sentido común

EDITORIAL

TÍTULO ORIGINALLe démon de la théorie

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2015)

Nº PÁGINAS352 págs.

PRECIO PAPEL24 €

TRADUCCIÓN

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Cualquiera que haya cursado estudios literarios en estas cuatro últimas décadas en España, y haya echado de menos alguna dosis de sentido común y los acercamientos comprehensivos, entre otras cosas, seguramente agradecerá aliviado El demonio de la teoría.

Su autor, Antoine Compagnon (1950), catedrático de Literatura Francesa en la Sorbona de París y en la Columbia University de Nueva York, y desde 2006 también de Literatura Francesa Moderna y Contemporánea en el Collège de France, es conocido en España desde hace ocho años gracias a las traducciones de Acantilado, que han permitido apreciar su habitual lucidez así como su voluntad de repensar críticamente las rigideces de la modernidad en el campo de los estudios literarios (ver Los antimodernos y ¿Para qué sirve la literatura?).

La obra somete a examen la teoría, entendida por sus cultivadores como “crítica de la ideología literaria”, que se ha desarrollado históricamente en dos fases, la estructuralista y la postestructuralista, y que cuenta en su panteón con Roland Barthes, Michel Riffaterre, Michel Foucault, Jacques Derrida, Giles Deleuze, Stanley Fish… A partir de preguntas sabiamente planteadas, el autor realiza un sobresaliente trabajo de síntesis crítica de una diversidad de recorridos históricos, teorías, ideas y debates (Saussure, Formalismo ruso, New Criticism, Poética, Semiología, Narratología, Hermenéutica, Estética de la recepción, Deconstrucción…), y muestra una llamativa voluntad de verdad, claridad expositiva y hasta fina e inteligente ironía.

Compagnon salva la teoría en cuanto actitud crítica, indispensable en cualquier actividad cognoscitiva, al reubicarla en un marco más amplio, flexible y abierto a la experiencia de la lectura y la escritura literarias, caracterizado por el sentido común. En este sentido, aboga implícitamente por una actitud contemporánea más allá de la posmodernidad: ni la rígida pasión por los sistemas cerrados inmanentistas del alma ilustrada de la modernidad, ni la solipsista libertad ilimitada de su otra alma romántica. Si bien el autor se limita al ámbito académico, esta obra limpia el solar y da algunas herramientas para quien quiera articular un pensamiento humanista y abierto de la experiencia de la literatura —como escritor, lector, profesor, comunicador—.

Es significativo, casi simbólico, que Compagnon ocupe una cátedra en el Collège de France, donde Michel Foucault y Roland Barthes obtuvieron las suyas; y que los estudiantes de la literatura estén dejando los creativos ensayos de teoría y atreviéndose por primera vez con el Quijote o Macbeth. Los tiempos deben de estar cambiando.