El caballo rojo

Ciudadela. Madrid (2007). 1.088 págs. 35 €. Traducción: Pedro Antonio Urbina.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Eugenio Corti nació en Lombardía en 1921. Entre 1942 y 1943 estuvo en el frente ruso; después, en la lucha contra los alemanes en la región italiana de Apulia. Su diario de la retirada del frente ruso (I più non ritornano, 1947) tuvo gran difusión. I poveri cristi (1951) describe su experiencia de la guerra contra los alemanes en Italia. Il cavallo rosso (1983), su obra de madurez, publicada ya en España en 1990 por la editorial Rialp, recoge la historia de Italia desde 1940 hasta 1970.

La novela tiene un fondo autobiográfico, aunque el autor no se identifica con un único personaje, y sigue con gran precisión los acontecimientos históricos en medio de los que se desarrolla la acción. El centro del relato es la familia Riva, de Nomana, pueblo de Brianza. Gerardo, el padre, es un industrial preocupado por dar trabajo y llenar de sentido cristiano el mundo empresarial; junto a él, Giulia (la madre), siempre desviviéndose por los demás, y sus siete hijos, además de Manno, el sobrino huérfano que vive con ellos. Ambrogio, el hijo mayor, y Manno, que acaban de iniciar los estudios universitarios en Milán, tienen que interrumpirlos para ir a la guerra: aquél en el frente ruso; Manno, en África. La descripción de la campaña de Rusia resulta estremecedora: con el vigor de una experiencia vivida, con todos los horrores y heroísmos de la guerra.

Al acabar la contienda, los hijos de Gerardo y Giulia van perfilando su futuro: Ambrogio ayuda a su padre en el negocio familiar; Alma se casa con Michele, compañero de estudios de Ambrogio. A partir de ese momento, el protagonismo de la novela -siempre en el ámbito de los Riva- lo adquieren Alma y Michele. Este, escritor, se esfuerza por hacer oír su voz, a favor de la verdad. Su empeño por defender los ideales cristianos le acarrea duros ataques en los ambientes culturales frívolamente unidos al progresismo marxista o maoísta, que tanta fuerza tuvo en Italia. Michele, sin embargo, no cede, apoyado siempre por Alma, y trata de influir con sus escritos y conferencias en el mundo social y cultural. La novela termina trágicamente, pero queda abierta a la esperanza.

Corti describe con maestría los diversos ambientes en que se desarrolla la trama, de un modo preciso no exento de lirismo, con abundantes diálogos y reflexiones sugerentes. Tampoco faltan retazos de ironía.

El caballo rojo es una novela importante: por la síntesis y la crítica de unos años decisivos; por la calidad literaria mantenida desde el principio hasta el final.