Cuentos completos

Ignacio Aldecoa

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alfaguara. Madrid (1995). 758 págs. 2800 ptas.

En noviembre de 1994, se cumplieron cinco lustros de la muerte de Ignacio Aldecoa (Vitoria, 1925). Carmen Martín Gaite le rindió homenaje en unas conferencias sobre este escritor y la llamada Generación de los niños de la Guerra, a la que la autora perteneció también, y que se han recogido en un volumen editado por Siruela con el título de Esperando el porvenir. Un libro interesante para conocer la incidencia de ese grupo en el panorama cultural de los años cincuenta, escrito en un tono de reivindicación y elogio.

A su muerte, Aldecoa había escrito dos libritos de poesía, cuatro novelas y un considerable número de relatos cortos, la mayoría publicados en diversas revistas de su tiempo. En 1973, Alianza Editorial publicó sus Cuentos Completos en dos volúmenes. En la edición que Alfaguara publica ahora, prologada por Josefina Rodríguez, viuda del escritor, se añaden sus primeras narraciones, no aparecidas en ediciones anteriores de sus cuentos. En ésta, los relatos se han ordenado cronológicamente, de modo que el lector observe la evolución de Aldecoa con claridad.

La generación de Aldecoa fue un grupo desigual en cuanto a la importancia y calidad literaria de sus obras. Aldecoa sobresale por la calidad de su prosa, en busca constante de la perfección, y por su capacidad narradora, al hilo casi siempre de su observación de la realidad. En su obra, influyen la novela norteamericana de este siglo (Faulkner, Hemingway, Dos Passos), el neorrealismo italiano, algunas vanguardias y un existencialismo más vital que filosófico.

El realismo de Ignacio Aldecoa no es ramplón ni descuidado como el de otros autores de su época. Mima cada palabra; en sus metáforas, hay reminiscencias surrealistas y su estilo se distingue por un tono poético de notable belleza. En sus relatos predomina lo trágico, aunque con mesura, a menudo con ribetes irónicos y siempre con un interés por el ser humano, sobre todo por los más desheredados. Relatos como Caballo de pica, Seguir de pobres, Santa Olaja de acero, La despedida, La vuelta al mundo… permanecerán entre los mejores de la literatura castellana de este siglo.

Luis Ramoneda

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares