EAL5402A

Casas y tumbas

EDITORIAL

TÍTULO ORIGINALEtxeak eta hilobiak

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2020)

Nº PÁGINAS424 págs.

PRECIO PAPEL20,90 €

PRECIO DIGITAL10,99 €

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Premio Nacional de las Letras 2019, la obra de Bernardo Atxaga se mueve entre la fantasía vanguardista y la realidad contemporánea, casi siempre con el telón de fondo de los problemas políticos y los atentados terroristas que se han vivido en el País Vasco durante décadas.

Al igual que Obabakoak, su último libro es, más que una novela, una colección de relatos que transcurren en 1972, 1970, 1985, 2012 y 2017. Cada uno de ellos aborda problemáticas distintas, aunque comparten parecidos espacios temporales y unos personajes que pasan de un relato a otro para ampliar su campo de acción. También se repiten algunos motivos y rasgos temáticos y estilísticos, pero cada relato mantiene su autonomía.

El primer relato está ambientado en Ugarte, localidad del País Vasco donde viven la mayoría de los protagonistas de las siguientes narraciones y que ejerce como hilo conductor. Allí pasa una temporada Elías, un joven adolescente que ha regresado traumatizado –ha dejado de hablar– de un curso de verano en un pueblo francés. El siguiente relato transcurre en El Pardo (Madrid), en 1970, donde coinciden haciendo el servicio militar Eliseo y Donato, que volverán a encontrarse después en Ugarte. La monótona vida militar se interrumpe cuando Eliseo “adopta” una cría de cuervo que se hace su compañera en el cuartel. El relato de la vida militar se alterna con el regreso de Eliseo a su pueblo castellano para acompañar a su padre, que está agonizando.

Un nuevo relato vuelve a ambientarse en Ugarte, y lo protagoniza Antoine, un ingeniero francés muy culto, amante de los perros y psicológicamente desequilibrado que se da de bruces con la política nacionalista e independentista vasca. Antoine es el jefe de Julián, marido de Marta (que ha aparecido en otro relato) y padre de los gemelos Luis y Martín, que serán los protagonistas de otras narraciones: Luis es un activo y viajero profesor de Educación Física, y Martín ha tenido problemas con la policía por su ideología maoísta. El único relato que no trascurre en esos ambientes tiene que ver con una historia televisiva Estados Unidos.

Tanto los personajes como el estilo y la ambientación pertenecen al habitual universo poético de Atxaga. Los relatos, bien construidos, interesantes, amenos, enganchan por su original tratamiento narrativo y estilístico, que no cae en soluciones fáciles, aunque en la configuración de los personajes se abusa un tanto de matices enfermizos y borrosos, quizás para dar más entidad argumental a unas historias muy pegadas a la realidad.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares