Cómo se hicieron las grandes películas

CIE-Dossat. Madrid (2003). 254 págs. 20 €.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Se desvelan en este libro secretos que pueden contribuir a entender mejor el éxito y el prestigio consolidado de algunas grandes obras cinematográficas. El autor, profesor de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la Universidad de Málaga, formado en la Universidades de Navarra y de California-Los Ángeles (UCLA), pone al servicio de su relato los conocimientos sobre la producción, que ha obtenido por vía teórica -mediante la investigación- y práctica -su actividad profesional en una productora de cine y televisión norteamericana-.

La metodología para desentrañar la historia del proceso de producción de cada filme huye tanto de la rigidez como del esquematismo. Es variada y multiforme, como lo es la realidad de las películas abordadas; se acerca a cada una respetando su genuina peculiaridad. Desde El nacimiento de una nación a El Señor de los Anillos, pasando por Metrópolis, Ladrón de bicicletas, Con la muerte en los talones, El Padrino y La bella y la bestia, entre otras.

Méndiz muestra las claves que han hecho del cine una gran industria y un potente espectáculo que ha llegado a ser el arte más popular del siglo XX. La necesidad de realizar inversiones millonarias y de asumir riesgos que otros empresarios juzgarían insensatos, lleva a extender los tentáculos del marketing en todas las fases de la producción, primar los aspectos más comerciales y explotar la imaginería de la cinta en múltiples formas de merchandising.

La lectura de este libro demuestra que una película es una carrera de fondo y que el cine es verdaderamente arte colectivo. Solo el trabajo coordinado de un muy numeroso grupo de personas permite la realización de una película, incluso de una mala película. La producción cinematográfica es algo así como una expedición al Polo. Te pongas como te pongas, se lleva un mínimo de dos años de vida y esfuerzos. El bricolaje y la estrategia que deparó un puñado de títulos imprescindibles se aborda con amenidad y rigor, con más de 160 fotografías, en una edición que ha buscado un precio asequible y un formato manejable. Los buenos aficionados y los estudiosos del cine habrán visto todas o casi todas las películas glosadas y ese es, sin duda, un valor añadido.

Javier Táuler