Biotecnología y posthumanismo

Thomson Aranzadi. Pamplona (2007). 503 págs. 45 €.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Jesús Ballesteros y Encarnación Fernández, profesores de Filosofía del Derecho en la Universidad de Valencia, coordinan esta obra en la que diferentes especialistas reflexionan sobre las implicaciones filosóficas, médicas, jurídicas y económicas de las biotecnologías. Ballesteros advierte en el prólogo que este ensayo no pretende alarmar sobre el uso de la técnica, sino sobre la imposición de una mentalidad positivista que concibe la ciencia, y sus avances, como un campo ajeno a las exigencias morales. Sobre todo se trata de desmontar desde la antropología filosófica las bases de lo que se ha dado en llamar “posthumanismo”, un proyecto que busca justificar la manipulación de la vida humana con el fin de superar la situación “deficiente” de nuestra especie.

Ahora bien, la victoria del “hombre nuevo” sobre el viejo sería pírrica. Y no solo porque se haya revelado, hasta ahora, casi inviable científicamente, sino porque el camino emprendido con el rechazo del carácter imperfecto del hombre, de su cualidad de ser dependiente, de su desvalimiento físico, conlleva la pérdida de su dignidad, de su valor como persona insustituible. Frente a tal visión, de raigambre nietzscheana, los autores de este volumen realizan una defensa decidida del hombre, sin incurrir en dualismos; por el contrario, la idea que subyace en este texto es la de que, desde una concepción unitaria, la dimensión normativa del ser humano se apoya en la biológica.

Biotecnología y posthumanismo repasa aquellas situaciones en las que la defensa de la persona queda más comprometida por los avances de la ciencia. Examina el problema de las células madre embrionarias, así como las perspectivas que han adquirido las personas dependientes a partir de la promulgación de la ley española al respecto (ver Aceprensa 35/06), e incorpora, como novedad, un estudio sobre la tortura. Un acierto del volumen es no limitarse a la visión científica, sino ofrecer una reflexión global sobre estos fenómenos. Desde este punto de vista, se subrayan los intereses económicos escondidos con frecuencia en las investigaciones biotecnológicas y se critica la transformación de las categorías jurídicas -paternidad, filiación, personalidad, etc.- que provocan.