Vor (El ladrón)

Director y guionista: Pavel Chujrai. Intérpretes: Vladimir Mashkov, Yekaterina Rednikova, Misha Filipchuk. 106 min. Adultos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Unión Soviética, años 50. Katia, una joven viuda de guerra, viaja en tren con su pequeño Sania; conoce a Tolian, quien, disfrazado de oficial del Ejército, oculta su verdadera tarea: robar. Katia se enamora del ladrón, y Sania, que al principio no le acepta como compañero de su madre, luego le quiere como al padre que no tiene…

La tormentosa vida que llevan juntos Katia y Tolian, sus continuos viajes y cambios de domicilio para huir de la justicia, permite a Pavel Chujrai recrear los ambientes del final del estalinismo: viviendas colectivas, pobreza, miseria material y moral… Tres magníficos personajes que parecen la quintaesencia de la perspectiva humana: Tolian, el ladrón, la pillería sin escrúpulos, su falsía, la pérdida de un verdadero ideal; Katia, la madre, el amor, la desolación, el dolor, las víctimas; y el niño Sania, con su ingenua credulidad, su limpia mirada ilusionada, abierta al futuro…, que la maldad de los mayores truncará.

Ha contado el director con tres magníficos actores -además de muchos personajes esporádicos-, que dan perfectamente ese toque humano, el encanto, esa hondura que consigue despertar el respeto que toda persona merece. A pesar de que las circunstancias aludan a una realidad histórica, Chujrai no hace una crítica social o política: es la suya una mirada cansada, llena de amargo desencanto, que se vuelca en piadosa ternura hacia sus gentes.

Y lo hace con un magistral dominio del lenguaje cinematográfico, sobrio, sustantivo, ajeno al sentimentalismo efectista: confía en la fuerza de los hechos de un guión rotundo. Música y dirección artística secundan, o mejor, hacen unidad con dirección y guión.

Una obra profundamente humana, desoladora, de una tristeza inmensa, pues alcanza a mostrar el terrible poder del mal: la muerte del alma -la desesperación y el odio-, del alma de un adolescente.

Pedro Antonio Urbina

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares