Underworld

Guión: Danny McBride.
Intérpretes: Kate Beckinsale, Scott Speedman, Michael Shenn, Shane Brolly, Erwin Leder, Bill Nighy.
121 min.
Jóvenes.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Desde un oscuro suceso del siglo V, las dos especies inmortales -los vampiros y los licántropos- luchan entre sí en una guerra crudelísima e ignorada por el común de los seres humanos. Ahora, uno de estos mortales, un joven doctor de singular estirpe, puede acabar con esa situación, pues los hombres-lobo quieren transformarlo en una nueva especie que aúna los poderes de los vampiros y de los licántropos. Tras este plan se oculta una sórdida trama de traiciones, descubierta a tiempo por una guerrera vampira llamada Selene, que se enamora del joven y desconcertado doctor.

Sin ser original, era sugerente la idea de aplicar al universo fantaterrorífico actual la fórmula del Romeo y Julieta de Shakespeare. Pero la película no exprime todas sus posibilidades dramáticas. El resultado es relativamente entretenido, está interpretado con convicción y no resulta demasiado morboso en su tratamiento de la violencia y el sexo, aunque ciertamente es un filme sanguinolento y con algún detalle gore. Por otra parte, funcionan bien su ambientación entre expresionista y neogótica, así como sus efectos especiales, resueltos con técnicas tradicionales y digitales. Sin embargo, el guión carece totalmente de estructura narrativa, y sus conflictos dramáticos se van deshilachando conforme avanza la trama. Por otra parte, el debutante Len Wiseman imita descaradamente a otras películas -de Alien a Matrix, pasando por El cuervo y Blade-, y además rueda a veces de una manera muy confusa. De modo que uno sale del cine con la sensación de haber visto una película más bien fallida y vacía.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares