Un cuento de Navidad

Guión: Arnaud Desplechin, Emmanuel Bourdieu. Intérpretes: Catherine Deneuve, Jean-Paul Roussillon, Anne Consigny, Mathieu Amalric, Chiara Mastroiani. 143 min. Adultos. (XD)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

A este cuento de Navidad le sobra la media hora final para ser una pequeña obra maestra y no le falta casi nada. El realizador francés Arnaud Desplechin parte de una idea muy trillada -la de la familia disfuncional y conflictiva que se reúne en Navidad- para elaborar un interesante retrato sobre las relaciones familiares, a años luz de bobadas americanas como La joya de la familia y cercana a títulos más solventes como La boda de Rachel.

“Así trabajo muchas veces -señala Desplechin-: abordando un género y trabajando dentro de él. Empecé con este cliché, procedente de Estados Unidos, pero con personas y contexto franceses. Las películas de los reencuentros navideños constituyen un género, y yo he intentado mejorar algunas de sus reglas”. La forma de mejorar las reglas no es otra que la forma de enriquecer cualquier género: trabajando el guión que, en este caso, sufrió infinitas reescrituras. Solo un dato: se tardó dos años en escribir los diálogos -que son sensacionales- y sólo seis semanas en rodar la cinta. No contento con tener una sólida historia, Desplechin decide utilizar, como en sus anteriores películas, todos los recursos formales a su alcance para dotar de realismo a la narración, que sin estos recursos quizás pecara de literaria.

Los actores, encabezados por Catherine Deneuve, están absolutamente convincentes, a pesar de que el guión los lleva de la comedia al drama y de la sensatez al histrionismo sin solución de continuidad.

Lástima que, enfrascado en los avatares de una familia que, a pesar de los pesares permanece unida, al realizador francés se le vaya la mano con el metraje y alargue innecesariamente con un final hospitalario y una trama pasional despegada del resto (y que suena a concesión comercial) una historia que le estaba saliendo redonda.