Toys

Director: Barry Levinson. Intérpretes. Robin Williams, Michael Gambon, Joan Cusack.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Toys es el proyecto más personal del polifacético y fluctuante Barry Levinson (El mejor, El secreto de la pirámide, Rain Man, Avalon, Bugsy). Parte de un argumento convencional, dentro de un tono de comedia juvenil de aventuras, sólo roto por varias reflexiones de crítica social, en ocasiones algo soeces.

Kenneth Zevo (Donald O’Connor) es el excéntrico dueño de una fábrica de juguetes a la antigua usanza. A su muerte, sus hijos (Robin Williams y Joan Cusack) -no menos singulares que él- tendrán que enfrentarse a su tío (Michael Gambon), un violento general que quiere transformar el edificio en fábrica de armamento en miniatura.

Lo mejor de la película es su original look visual, entre naïf y surrealista, y con elementos de casi todos los ismos imaginables. Destacan sobre todo la preciosa banda sonora de Hans Zimmer y Trevor Horn, así como un soberbio diseño de decorados (Ferdinando Scarfiotti) y vestuarios (Albert Wolsky). De todos modos, queda la duda de si la película no es más que un descontrolado fuego de artificio vacío por dentro. A esta sensación contribuyen un ritmo narrativo sincopado y unas interpretaciones sin sentido de la medida.

La película, sin embargo, se ve con agrado si se acepta a priori su peculiar estilo de guiñol, que lleva hasta sus últimas consecuencias la visión extremadamente imaginativa de los niños. Los pasajes groseros no dejan de serlo; pero su apología de la fantasía y la creatividad frente a la vacía violencia de los videojuegos resulta entonces sincera y sugestiva. Y así, hasta llega a conmover la batalla final entre juguetes bélicos y tradicionales, resuelta con un espectacular despliegue de efectos especiales.

Jerónimo José Martín