Tierra de abundacia

TÍTULO ORIGINAL Land of Plenty

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Wim Wenders. Guión: Michael Meredith y Wim Wenders. Intérpretes: Michelle Williams, John Diehl, Shaun Toub, Wendell Pierce. 118 min. Jóvenes.

Wim Wenders (Düsseldorf, 1945), director de títulos imperecederos como “Paris, Texas” o “Cielo sobre Berlín”, hace en su última película una interesante radiografía de los Estados Unidos desde los atentados del 11-S. Paul es un veterano del Vietnam, patriótico y obsesivo, que vive en un delirio de desconfianza ante el temor a un nuevo atentado islámico. Con otro amigo trastornado se dedican a investigar a todos los árabes que consideran sospechosos. Muy distinta es su sobrina Lana, una joven cristiana, comprometida y vital, que ha vivido en Palestina y África y que vuelve a su país con la esperanza de encontrar una tierra libre, abierta y generosa. Tío y sobrina son su única familia en Los Ángeles, lo que les lleva a una relación especial que se afianza cuando asisten casualmente a un incidente brutal que tiene como víctima a un vagabundo árabe.

Wenders, aunque es absolutamente contrario a la política republicana y a la forma en la que Bush ha gestionado el 11-S, no es antiamericano. Al contrario. A través de esta película quiere indagar en las heridas y potencialidades del americano de a pie. Paul encarna a un hombre de derechas, sincero, que ha caído en el fanatismo que quiere combatir; Lana es una mujer que cree, reza y confía en Dios, que trabaja junto a judíos a favor de los palestinos, y que ayuda al progreso social de los “sin techo”. Lana no trata de convencer a su tío: es con su testimonio vital cómo le va haciendo cambiar. Wenders ha declarado que pretendía “mostrar los valores cristianos más simples, enfrentándolos a las ideas fundamentalistas que gobiernan la actual administración americana.” Es decir, propone una cierta forma de vivir la fe como la única salida realista al marasmo reactivo del post 11-S.

Rodada en video digital, cámara en mano al noventa por cien, con poco presupuesto y en un tiempo record, 16 días, Wenders hace una película espontánea e inmediata, expresión de sus sentimientos contradictorios sobre América. El título proviene de una canción de Leonard Cohen, y aunque Wenders dice que su película pertenece a la misma familia ideológica que “Farenheit” de Michael Moore, la verdad es que le da cien vueltas precisamente por situarse a un nivel antropológico más rico y profundo.

Juan Orellana