The Paper. Detrás de la noticia

TÍTULO ORIGINAL The Paper

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Ron Howard. Intérpretes: Michael Keaton, Glenn Close, Marisa Tomei.

Ron Howard es un cineasta ambicioso, pero de talento limitado: apunta muy alto y suele quedarse corto. De todos modos, se agradece su esfuerzo por hacer cine-espectáculo y por recuperar algunos de los viejos géneros. Ahí están títulos interesantes y con bastante éxito, como Willow, Llamaradas o Un horizonte muy lejano. En The Paper ha conseguido un producto final un poco más redondo. Es, quizá, su mejor película.

Destaca sobre todo el guión de David y Stephen Koepp. El primero aporta la fluidez narrativa que ya mostró en sus trabajos en Parque Jurásico o Atrapado por su pasado; el segundo, editor senior de la revista Time, añade al relato la necesaria dosis de realismo sobre el mundo de la prensa. El resultado es un guión un poco superficial, pero entretenido, con diálogos inteligentes y muy habilidoso al entrelazar los numerosos hilos narrativos.

La acción describe un día en la vida del diario sensacionalista The New York Sun. Es el típico tabloide popular a la caza de noticias y fotos truculentas con las que llenar sus páginas y sus debilitadas arcas. Ese día la noticia-estrella es el arresto de dos jóvenes negros, supuestos autores del asesinato de dos hombres de negocios blancos.

Este suceso movilizará a Henry (Michael Keaton), un ambicioso e hiperactivo redactor-jefe, que quiere aprovechar esta oportunidad para conseguir un titular en portada y desbaratar, de paso, una injusticia manifiesta. En su investigación le ayudará McDougal (Randy Quaid), un desharrapado reportero. También intervendrá Martha (Marisa Tomei), la esposa de Henry, aguerrida periodista como él, que llega a poner en peligro el inminente nacimiento de su primer hijo. Bernie (Robert Duvall), el desencantado director del periódico, quedará al margen a causa del cáncer que padece y de sus infructuosos intentos por recuperar el cariño de su hija. Quien dificultará más el trabajo de Henry será Alicia (Glenn Close), la envidiosa y agresiva gerente del diario, que queda al mando de un cierre cada vez más angustioso.

Ron Howard resuelve este entramado de relaciones, pesquisas policiales y dramas privados con una frenética puesta en escena, plagada de acciones paralelas. A veces recurre a efectismos agotadores, planificaciones poco rigurosas y excesos ridículos -como la pelea en la rotativa-, que hacen que su mirada se quede en la epidermis de los personajes, a pesar de que todos están muy bien caracterizados, en un notable trabajo coral que se enriquece con la presencia de varios periodistas famosos. A pesar de todo, Howard consigue transmitir con fuerza, credibilidad y buen humor la tremenda tensión a la que están sometidos.

Aunque no cala mucho, el film ofrece reflexiones interesantes sobre el papel de la prensa, los intereses económicos que la dominan, la necesidad de que los periodistas se comprometan con la verdad y los problemas familiares que puede provocar el trabajo excesivo. A veces, esto se expone con crudeza verbal, un naturalismo excesivo en alguna situación y un cierto cinismo de fondo. Pero, en general, predomina una visión amable del ser humano, con enfoques bastante positivos de temas muy actuales.

Jerónimo José Martín

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares