The Daytrippers

Director y guionista: Gregg Mottola. Intérpretes: Hope David, Stanley Tucci, Parker Posey, Liev Schreiber, Anne Meara, Pat McNamara, Campbell Scott. 87 min. Adultos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Comedia de costumbres con estructura clásica, como la del viaje de la mañana a la noche por Madrid en Luces de Bohemia, de Valle-Inclán. Aquí la ciudad es Nueva York, y hay un prólogo: en la noche anterior al viaje parece apuntarse un problema en el matrimonio formado por Eliza y Louis. Comienza la mañana, y una comprometedora cuartilla caída de la ropa de Louis precisa el problema. Eliza, sola, va a casa de sus padres, y expone a todos su angustia. Los viajeros de lo cotidiano son los miembros de esta familia burguesa, de clase media: padre y madre, una hija soltera y su novio, y la hija casada, Eliza; todos -después de desayunar-, metidos en un pequeño automóvil, con la calefacción estropeada, viajan a Nueva York, donde trabaja Louis, para ayudar a Eliza. La investigación familiar termina en la noche avanzada.

Se desvelan este y, como sin querer, otros problemas latentes en la familia durante la larga jornada, y, por eso, comienzan a arreglarse. A través del humor, de diálogos corrientes, muy bien tomados de esa psicología universal en una familia tradicional, se va entrando en un terreno más profundo, el de la educación paterna y materna, la libertad y madurez personales, las heridas no curadas, el verdadero sentido de la familia…, siempre necesaria.

Era imprescindible para llevar adelante el paulatino surgir del drama que los actores fueran excelentes, y lo son. La cámara registra muy de cerca sus reacciones; su visión de la ciudad es también la de un Nueva York vulgar y callejero. La fotografía resulta en conjunto un tanto gris y borrosa. La música, expresionista y descriptiva.

Son comprensibles y justos los premios obtenidos por esta primera película: gusta verse reflejado a través del humor crítico y de un amable realismo, aunque éste ponga el dedo en algunas llagas, y duela.

Pedro Antonio Urbina

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares