Tesis

Director y guionista: Alejandro Amenábar. Intérpretes: Ana Torrent, Fele Martínez, Eduardo Noriega. 126 min.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Ángela, una estudiante de imagen, prepara su tesis sobre la violencia en los medios de comunicación. Cuando pide a su director de tesis películas violentas de la videoteca de la facultad, el profesor aparece muerto. La joven se ve envuelta así en un turbio asunto de snuff movies, grabaciones reales en vídeo de torturas y asesinatos que se comercializan ilegalmente. Como única ayuda cuenta con Chema, un compañero de clase, fan del cine gore, violento y pornográfico. Sospechan de Bosco, un alumno que tiene el mismo modelo de cámara que el empleado en los vídeos.

Alejandro Amenábar, de 23 años, debuta en el largometraje con aplomo. Plantea bien la resolución de secuencias, da muestras de personalidad visual con encuadres originales, sabe crear suspense y no tiene complejos en mostrar las influencias de directores norteamericanos como Spielberg. Tesis es sin duda un título importante en la renovación de argumentos y modos de hacer del cine español.

El tema abordado se prestaba al exceso sanguinolento. Pero, coherente con su intención de criticar la violencia en la pantalla, Amenábar opta casi siempre por la elipsis: mejor sugerir que mostrar. Hay algunas imágenes desagradables, pero no dominan la película. Amenábar toma además la decisión de poner al espectador en el lugar de la protagonista. Se busca así la identificación con la curiosidad morbosa que crece en la chica, hasta provocar el rechazo cuando corre el peligro de convertirse en víctima.

La película, muy de género, no es perfecta: hay altibajos y algunas reiteraciones en el guión, y las dudas sobre la implicación de Chema y Bosco en los asesinatos se mantienen de modo algo tramposo, definiendo poco a esos personajes. Pero estos fallos no impiden que el film arroje un balance positivo.

José María Aresté