Según una leyenda irlandesa del siglo V, el día 29 de febrero las mujeres pueden pedir la mano a sus prometidos. Anna es una decoradora metódica a la que le gusta tener orden en su vida. Como su novio no da el paso, decide declararse ella el 29 de febrero. El problema es que viajar a Dublín será una carrera de obstáculos. Y el peor de los obstáculos será un tosco hospedero con una visión de la vida muy diferente a la de Anna. Anand Tucker había demostrado ser un correcto realizador en Hillary y Jackie y en Shopgirl. Su tercera película es una comedia romántica tan clásica y poco original como eficaz. En el ritmo, en el tono, en los diálogos, la cinta recuerda a las comedias románticas de antes, esa ...

Contenido oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.