Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Según una leyenda irlandesa del siglo V, el día 29 de febrero las mujeres pueden pedir la mano a sus prometidos. Anna es una decoradora metódica a la que le gusta tener orden en su vida. Como su novio no da el paso, decide declararse ella el 29 de febrero. El problema es que viajar a Dublín será una carrera

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares