Spider-Man

Director: Sam Raimi. Guión: David Koepp. Intérpretes: Tobey Maguire, Willem Dafoe, Kirsten Dunst, James Franco, Cliff Robertson, Rosemary Harris. 121 min. Jóvenes.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Después de la mayor oleada de estúpidas películas teen que recuerda la historia del celuloide (American Pie, Scary Movie, Bar Coyote, Colega, ¿dónde está mi coche?…), parece que la cosa remite. No diremos que los nuevos héroes adolescentes (Anakin Skywalker, Frodo Bolsón, Harry Potter…) sean perfectos; pero al menos se esfuerzan. Es el caso de Peter Paker, inteligente y tímido joven neoyorquino, que recibe unas dotes físicas impresionantes por la picadura de una araña radioactiva. Surge el impulso primero de aprovechar tales talentos en provecho propio: impresionar a una linda vecina, dar una lección a ciertos compañeros de clase… Pero una tragedia inesperada conduce a Peter a asumir el consejo de su tío, que hace las veces de padre: “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Y se convertirá en Spider-Man, héroe que apoya la causa del bien, aunque no falten quienes tergiversan sus actuaciones.

Sam Raimi, que ya se adentró en terreno de superhéroes con Darkman, ha hecho una adaptación impecable del cómic creado por Stan Lee y Steve Ditko en 1962. A El ataque de los clones, su principal competidor en incitar al consumo de palomitas, Spider-Man le gana por goleada. No es que el film sea un tratado intelectual -ni falta que hace-, pero tiene detrás una historia sólida, unos actores que actúan, un villano de altura, un amigo sobre el que pesa un no sé qué sombrío y un romance que no es puro caramelo. Además, el guión está bien atado con detalles de humor -magníficos los momentos con el director del periódico, o los combates de lucha libre en que participa Peter para ganarse unos dólares- y una idea de fondo bien pillada: la lucha entre el bien y el mal, Dr. Jekyll y Mr. Hyde; obvia en el Duende Verde, pero subyacente también en Parker, su chica Mary Jane y su amigo Harry. Además, Spider-Man es comparable al film de George Lucas en espectacularidad: los poderes arácnidos, los enfrentamientos con el Duende, los saltos por la Gran Manzana…

José María Aresté

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares