Speed

Intérpretes: Keanu Reeves, Dennis Hopper, Sandra Bullock.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Espectacular película de acción y suspense con la que se estrena como director el hasta ahora fotógrafo Jan De Bont. El guión del también debutante Graham Yost se enmarca en el más difícil todavía característico del género. Tras un prólogo de presentación de personajes, la parte central del film se desarrolla en el interior de un autobús de línea de Los Ángeles. En él ha instalado una bomba de gran potencia un psicópata experto en explosivos (Dennis Hopper). El artefacto se activa cuando el autobús sobrepasa los 80 Km/h y hace explosión si se baja de esa velocidad. Además, nadie puede abandonar el vehículo antes de que se cumplan las condiciones del terrorista. Intentará evitar la catástrofe un joven agente especial (Keanu Reeves) con una aguda comprensión de la mente del criminal.

Jan De Bont consigue desde el primer segundo que su película haga honor a su título. No creo que haya ninguna película en la historia del cine con más secuencias de acción por minuto. Todo está magníficamente rodado y planificado, y refleja un trabajo de producción y montaje de primera categoría. Se nota que Jan De Bont ha aprendido mucho durante su trabajo como director de fotografía en films como Jungla de cristal, Black Rain, Arma Letal 3 o La caza del Octubre Rojo. Además, su puesta en escena se ve enriquecida por una sensacional fotografía del polaco Andrzej Bartkowiak y por una eficaz partitura de Mark Mancina, que incluye unas cuantas buenas canciones de diversos grupos modernos.

Los actores están de acuerdo con el tono decididamente espectacular de la película. Al siempre brillante Dennis Hopper le dan la réplica Keanu Reeves y Sandra Bullock, dos de los jóvenes actores norteamericanos con más futuro. De todos modos, sus tres personajes resultan arquetípicos, y son los secundarios los que aportan las mejores pinceladas de realismo -leves pero certeras- que incluye el film. En este sentido, se ofrece algún apunte de interés sobre el papel de los medios de comunicación, sobre el heroísmo y sobre la soledad que domina a tanta gente en la sociedad consumista.

En fin, una película algo violenta, pero entretenida y brillantísima como ejercicio técnico, que seguramente no convencerá plenamente a los espectadores más exigentes, pero que dejará sin aliento a los aficionados al cine-espectáculo. Si los personajes hubieran tenido un poco más de hondura, Speed podría haberse convertido en un clásico del género de acción.