Santitos

Director: Alejandro Springall. Guión: María Amparo Escandón. Intérpretes: Dolores Heredia, Fernando Torres Lapham, Juan Duarte, Ana Bertha Espín, Roberto Cobo. 93 min. Adultos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Sólo el desconocimiento en Sundance de la cultura mexicana en su verdad real pudo hacer posible que esta cosa llamada Santitos recibiera allí un premio. ¿Un premio a qué? ¿Al cutre batiburrillo de colorines, de interiores chillones y desangelados como un mal chiste en un velatorio? ¿O acaso por el supermix de imágenes sacras, beatería subnormal y extrema memez? O tal vez por ser una gota más en el venenoso brebaje de la confusión doctrinal y de fe y costumbres. Una simple pendejada.

Una niña adolescente muere en el hospital. La madre reacciona tardíamente con la convicción de que su hija vive y de que ha sido raptada: se lo ha asegurado un santo. Un viejo párroco la cree y estimula a seguir las indicaciones de los santos que se le aparecen, mejor dicho, de sus alucinaciones. La búsqueda -¡hasta Los Ángeles!- de su inexistente hija le llevará a los lugares más corrompidos, y habría que decir que ella misma se corrompe si no se tratara de una deficiente mental profunda o de una descendiente directa de Anás y Caifás.

El relato es reiterativo y plano; con una resolución final, felizmente, después de larga hora y media. La realización es pobre y primeriza. Los personajes, muy falsos, como corresponde a una historia falsísima. Sin embargo, desde otra perspectiva geográfica, Santitos quizá sea una pavada.

Pedro Antonio Urbina