Salir del armario

TÍTULO ORIGINAL Le placard

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Francis Veber. Guión: Francis Veber e Isabelle Perrin-Thevenet. Intérpretes: Daniel Auteuil, Gérard Depardieu, Thierry Lhermitte, Michèle Laroque, Michel Aumont, Jean Rochefort, Alexandra Vandernoot. 84 min. Adultos.

Daniel Auteuil encarna a un oscuro contable llamado François Pignon. Abandonado por su mujer, ignorado por su hijo, despreciado por sus compañeros y, ahora, en el momento que se inicia la acción, con el despido sobre su cabeza. A punto de arrojarse por la ventana, un vecino, psicólogo jubilado, le aconseja fingir homosexualidad para conservar su trabajo. Su empresa, fabricante de preservativos, no querrá que se sospeche que el despido fue motivado por la condición gay del contable. Y en efecto, en cuanto circula el rumor de su presunta condición homosexual, conserva el empleo. Además, su vida se llena de aventuras. De modo que aquel personaje gris es capaz de dar un nuevo impulso a su existencia y de mantener su empleo cuando la verdad, finalmente, sale a la luz.

Las comedias de Francis Veber -baste recordar La cena de los idiotas- están cargadas de intención, su humor no es gratuito. En el caso presente invita a pensar con lucidez en cómo han cambiado las cosas: “Usted conserva el empleo por la misma razón por la que yo lo perdí hace veinte años”, dirá el vecino psicólogo. Esta reflexión conoce unos límites impuestos por lo que la misma película denuncia: la aceptación social de las posturas gay. No censura o critica esas actitudes, y se ríe del personaje machista y homófobo encarnado por Depardieu, aunque pero reconoce que es marginal. Y, al contrario de lo que suele suceder con las comedias que tratan este tema, ningún personaje cambia de condición.

Una película como ésta se prestaría a todo tipo de exibicionismos, error que Veber ha sabido evitar: mantiene un tono sobrio y elegante, tanto en la palabra como en la forma, con una sola escena realmente gratuita, bien que distante y casi recatada. Por lo demás, Veber tiene oficio sobrado para construir una comedia ágil y bien rodada, aunque la trama secundaria, protagonizada por Depardieu, se embrolle un poco. Además, se ha rodeado de un plantel de lujo, empezando por el veterano Jean Rochefort, en plena forma, hasta llegar al trío más importante del cinema francés actual: Daniel Auteuil, Thierry Lhermitte y Gérard Depardieu.

Fernando Gil-Delgado

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares