Retorno a Brideshead

Guión: Andrew Davies, Jeremy Brock. Intérpretes: Matthew Goode, Ben Whishaw, Hayley Atwell, Emma Thompson, Michael Gambon. 100 min. Adultos. (X)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En 1981 la BBC hizo una excelente serie sobre la mejor de las novelas de Evelyn Waugh (1903-1966), una de las grandes del siglo XX, editada en 1945. Mucho de lo que cuenta Waugh está sacado de su propia experiencia en Oxford y en el ejército, que le da ocasión a dar rienda suelta a su agudeza y a una displicencia satírica que convive con la admiración ante el modus vivendi de la nobleza, impregnada de un cierto complejo de inferioridad.

Pues bien, ahora un británico (el director de la reciente La joven Jane Austen) ha hecho un largometraje. Como se comprenderá, para los que han leído la novela y han visto la serie de TV las expectativas eran altísimas.

Esta película es digna y se ve muy bien. Con sus defectos, transmite parte de la belleza deslumbrante de una obra maestra de la literatura. Para juzgar adecuadamente la película conviene no perder de vista la extraordinaria complejidad de esta obra de Waugh, un desgarrador y apasionante relato sobre -palabras de Waugh- “la influencia de la gracia divina en un grupo de personajes muy diferentes entre sí, aunque estrechamente relacionados”.

Jarrold y sus guionistas han simplificado (¿vulgarizado?: de acuerdo, pero no observo malicia sino incapacidad) la novela y no terminan de entender su punto de vista profundamente moral y religioso (así se explica la caricatura que hacen de Lady Marchmain, un personaje claramente maltratado). Por otra parte, se ve que el magistral personaje de Cordelia, la menor de la familia Flyte, les venía muy grande y lo han reducido a pavesas.

A los que leyeron el libro o vieron la serie de TV les resultará interesante esta película bien rodada, ambientada e interpretada, en la que se vuelve a comprobar que cuando se adapta un libro al cine el resultado puede ser, a la vez, muy parecido y muy distinto al original. Los hechos pueden ser los mismos pero lo que cambia es la mirada del narrador.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares