Quo Vadis Aida

Quo Vadis, Aida?

PRODUCCIÓN Bosnia y Herzegovina - 2020

DURACIÓN 104 min.

PÚBLICOJóvenes

ESTRENO07/05/2021

GÉNEROS,

GUIONISTAS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Aida es traductora para la ONU en la ciudad bosnia de Srebenica, en julio de 1995. De su mediación depende la supervivencia de sus vecinos y de su familia ante la ocupación serbia del territorio.

El cine producido en Bosnia-Herzegovina y distribuido internacionalmente es prácticamente inexistente. Sin embargo, en 2001, Danis Tanovic obtuvo el Oscar a la mejor película extranjera por En tierra de nadie, y, hace poco más de una semana, la cineasta Jasmila Zbanic entró en el grupo de las cinco finalistas en esta candidatura con Quo Vadis, Aida. Finalmente, la estatuilla fue para Thomas Vinterberg y la danesa Otra ronda, pero la película bosnia se ha convertido en una de las más aclamadas en 2020 en su paso por las secciones oficiales de los festivales de Venecia y Sevilla.

Jasmila Zbanic (Sarajevo, 1974) ya ganó el Oso de Oro en la Berlinale de 2006 con Grbavica, un acercamiento conmovedor a la guerra de Bosnia sin perder una cierta distancia y objetividad en el punto de vista. Quo Vadis, Aida? apuesta por ese mismo enfoque. Todo gira en torno a la protagonista, que tiene la difícil tarea de combinar su trabajo como traductora de la ONU con su sensibilidad como vecina, madre y esposa en Srebenica. La interpretación de la actriz serbia Jasna Djuricic es modélica en su evolución, intensidad y verismo.

La directora y guionista muestra al espectador una guerra en la que no hay tanques ni trincheras, sino una tensión psicológica desgarradora. La narración es tan elegante y sensible como cruel y certera. Una película que se queda grabada en la memoria sin necesidad de recurrir a la violencia extrema y explícita. A ese humanismo de la historia solo le falta un punto de trascendencia, un foco de luz que resultaría lógico en ese contexto histórico y que acercaría aún más esta película a la magnífica Disparando a perros (Michael Caton-Jones, 2005), otro relato necesario y muy crítico con la inacción de la ONU en conflictos internacionales.