Qué verde era mi valle

Guión: Philip Dunne. Intérpretes: Walter Pidgeon, Maureen O'Hara, Sara Allgood. 114 min.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Un minero recuerda su vida en un valle galés al momento de abandonarlo para siempre. Sus recuerdos estallan en canciones. He hecho una sinopsis que hubiera gustado a Ford, un poeta disfrazado de director de cine.

Este impresionante y bellísimo drama ganó cinco Oscar: película, director, fotografía (el primero de los tres de Arthur C. Miller, que volvería a merecerlo por La canción de Bernadette en el 44 y por Ana y el Rey en el 47), dirección artística y actor secundario. Ese último actor es el londinense Donald Crisp, que hace maravillas con su personaje duro y tierno de padre de una familia numerosa, con tres chicarrones, una chica y un niño.

Ford hace el mejor retrato familiar de su carrera (tiene otros buenísimos pero ninguno tan complejo y variopinto) con la ayuda de la irlandesa Sara Allgood, de su muy amada Anna Lee, de su predilecta Maureen O’Hara, y de un niño conmovedor llamado Roddy McDowald (Cornelius en El planeta de los simios). Y qué canciones…

La historia es fordiana a machamartillo: dignos y orgullosos perdedores, mujeres fuertes que aman en silencio al hombre que no les puede corresponder, amor por la tierra de los ancestros, tradición y respeto por los mayores, nostalgia de infinito.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares