Poniente

Director: Chus Gutiérrez. Guión: Chus Gutiérrez e Icíar Bollaín. Intérpretes: José Coronado, Cuca Escribano, Antonio Dechent, Mariola Fuentes, Antonio de la Torre, Farid Fatmi. 96 min. Adultos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Con Solas se consolidó en España una corriente de cine social, muy fresco, nada cargante y por ello más atractivo que el del último Ken Loach, su referente británico. Esta tendencia está arraigando, especialmente en torno a actores y directores andaluces. Como la granadina Chus Gutiérrez, que dirige Poniente, su quinto largo.

El argumento se centra en los problemas de los inmigrantes sin papeles que trabajan a destajo en la recogida del tomate en la costa almeriense. En realidad, el núcleo climático del film se inspira en los lamentables sucesos de El Ejido, en los que la convivencia entre paisanos e inmigrantes terminó en una triste e injusta batalla campal. Lucía es una treintañera que regresa con su hija a su pueblo cercano a Motril para hacerse cargo de unos invernaderos que ha heredado de su padre, recién fallecido. Pero ella no está dispuesta a aceptar las rudas formas de convivencia y las deshumanizadas relaciones laborales que priman en aquel lugar. En su empeño no encuentra aliados, excepto en el amor entre ella y su administrador Curro, interpretado por un sobrio José Coronado.

Poniente aborda muchos temas de interés, quizá demasiados: la importancia de la familia, el valor del trabajo, la inmigración ilegal, la multiculturalidad… Todo ello desde una perspectiva sincera y sensible, muy femenina. La película tiene fallos narrativos o de montaje final por los que algunos personajes relevantes desaparecen sin más y algunas tramas no quedan bien resueltas. Estos errores -más propios de una opera prima que de una obra madura- y un par de breves escenas eróticas no oscurecen la frescura y pertinencia de esta obra incisiva y sin demasiadas concesiones a la taquilla fácil.

Juan Orellana