¡Palacio Real!

TÍTULO ORIGINAL Palais Royal!

GÉNEROS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Directora: Valérie Lemercier. Guión: Brigitte Buc, Valérie Lemercier. Intérpretes: Valérie Lemercier, Lambert Wilson, Catherine Deneuve, Michel Aumont, Mathilde Seigner. 105 min. Adultos. (XSD)

La historia comienza con el funeral de la bien amada princesa Armelle, ante la consternación popular: miles de ramos de flores a la puerta del palacio, la multitud no puede contener las lágrimas… Luego pasa a contar la vida de la princesa: una buena mujer, de clase modesta, casada con un príncipe que no debía reinar, es empujada a las candilejas y se convierte en la princesa favorita de los medios de comunicación. Durante una hora y media largas vemos cómo esta encantadora mujer, dócil y sencilla -y algo torpe-, esposa fiel y madre modélica, se convierte en una intrigante manipuladora y una adúltera, y conquista además el favor de las masas mediante una hábil utilización de la prensa.

Valérie Lemercier es una actriz popular en Francia que también ha dirigido (“Le derrière”), pero que no es muy conocida fuera de su país. “Palais Royal!” es su tercer largometraje, y en él aúna las funciones de directora, guionista e intérprete. La película adopta un tono cruel y ácido para mostrar lo que -según los guionistas- hay detrás de una sonrisa oficial cuando los personajes dejan de estar delante de las cámaras. La cinta se inspira directamente en la historia de Carlos y Diana de Inglaterra. La puesta en escena es primorosa y el reparto cuenta con buenos actores: Catherine Deneuve en el papel de reina madre, cuyas manos manejan todos los hilos; Lambert Wilson que es un brillante y muy creíble príncipe, y por supuesto, la propia Valérie Lemercier, que despliega entusiasmo en su papel de reina por sorpresa. Pero la trama es endeble, se limita a hilvanar “gags” de muy diverso nivel, y no duda en recurrir al mal gusto y al contenido erótico.

Fernando Gil-Delgado