Natividad

TÍTULO ORIGINAL The Nativity Story

GÉNEROS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Directora: Catherine Hardwicke. Guión: Mike Rich. Intérpretes: Keisha Castle-Hughes, Oscar Isaac, Hiam Abbass. 101 min. Jóvenes.

Tras el éxito de “La Pasión de Cristo” se ha redescubierto que con una historia basada en los Evangelios puede hacerse buen cine y buena taquilla. La película de Mel Gibson, aunque hiciera una taquilla impresionante, era cine de autor puro y duro, una película muy pensada y largamente preparada.

“Natividad” es otro tipo de cine, una cinta comercial de buen nivel técnico pero sin especiales pretensiones. Cuenta el nacimiento de Jesucristo de manera bastante convencional, centrándose en el personaje de la Virgen María, que interpreta la actriz australiana de 16 años Keisha Castle-Hugh, candidata al Oscar a la actriz principal por “Whale Rider”, película que interpretó con 12 años.

Para un cristiano, el nacimiento de Jesucristo es un misterio que alberga tal número de elementos sobrenaturales que desbordan a cualquiera, también a la directora californiana que ha rodado -con oficio- el guión escrito por Mike Rich (“Descubriendo a Forrester”, “Me llaman Radio”). Este guionista -evangélico por más señas-, para documentarse y escribir la película buscó consejo en la organización protestante National Religious Broadcasters y en la popular predicadora evangélica Anne Graham Lotz, pero también en un sacerdote católico, profesor de teología en la Universidad de Portland, católica. Los dos productores, profesionales con mucha experiencia en el cine (también estrenan en diciembre “Eragon” para Fox), trabajaron en grandes productoras hasta que decidieron establecerse por su cuenta y actuar como productores ejecutivos. Uno es evangélico y el otro católico.

La directora Catherine Hardwicke había abordado hasta ahora historias sobre jóvenes enfrentados a conflictos de bastante dureza (“Thirteen”, “Los amos de Dogtown”). Ella misma ha señalado que “Natividad” sigue siendo una película sobre una adolescente que se enfrenta a problemas. Su talento como realizadora parecía claro pero cabía preguntarse si sería capaz de encargarse de un proyecto como este. Hardwicke tiene antecedentes presbiterianos pero confiesa que no es persona religiosa. Aceptó inmediatamente el proyecto, que se ha rodado en Matera (Italia) y en el norte de África.

El retrato de la Virgen, personaje central de la historia, presenta a una muchacha tímida e introvertida, con cara de susto y pena en los 60 primeros minutos de metraje. Resulta curioso que una chica que aparentemente es muy querida y respetada en Nazareth no devuelva los saludos y se muestre como una joven casi retraída. Es, a mi modo de ver, un claro error del guión, de la dirección de actores y de la interpretación de la hermosa y fotogénica Keisha Castle-Hugh.

Seguramente buscaban singularizar al personaje de María, hacerlo más interesante, más dramático, un recurso cinematográfico muy común, que choca con una verdad teológica que cae por su peso: Dios actúa apoyándose en la naturaleza, y la naturaleza de María es muy singular, porque es inmaculada, sin pecado. El retrato de José es más atractivo, más normal. En ambos, en María y en José, falta -aunque no por completo- su trato con Dios, su confianza en Él. María es mucho más que la elegida -como dice el ángel en una singular versión de la Anunciación-: es la llena de gracia, una criatura a la que Dios ama de tal modo que decide que su propio Hijo lo sea de Ella y la convierte en una figura importantísima e insustituible en la historia de la salvación.

Con respeto y buen nivel

Eso a la película le cuesta mucho expresarlo, pero lo intenta con mucho respeto y una delicadeza que evita lo que podría suponer un planteamiento deformante de la verdad de fe sobre la Virgen María.

Con todo, para un católico que conozca bien Escritura, a la luz de la tradición y del magisterio, hay escenas que producen cierta perplejidad aunque ninguna que ponga en duda un aspecto esencial. Los magos y Herodes están muy bien dibujados, siendo las tramas que protagonizan las más logradas.

Si comparamos esta película con el tramo correspondiente de “Jesús de Nazareth” de Zeffirelli, la obra del realizador italiano con guión de Anthony Burguess es muy superior en todos los aspectos, aunque al ser producida para emitirse como una miniserie de TV su visionado en cine se resiente de una narración falta de continuidad. En comparación con las “TV movies” producidas por Lux Vide, “Natividad” tiene mejor puesta en escena, pero los italianos consiguen mejores guiones.

“Natividad” es una película de buen nivel, que se ve con agrado aunque en ningún momento con entusiasmo. A espectadores poco familiarizados con el cristianismo puede ayudarles a un acercamiento a las fuentes.

Alberto Fijo

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares