Nos miran

Director: Norberto López Amado. Guión: Jorge Guerricaechevarría. Intérpretes: Carmelo Gómez, Iciar Bollaín, Massimo Ghini, Juan Julia, Margarita Lozano, Manuel Lozano, Carolina Petterson, Roberto Álvarez. 100 min. Jóvenes-adultos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Autor de varios cortometrajes y documentales, el joven Norberto López Amado ha desarrollado su carrera sobre todo en el ámbito televisivo, como realizador de series del estilo de Crecer juntos o Condenados a entenderse. Estas valiosas experiencias se aprecian enseguida en su primer largometraje, Nos miran, vistosa adaptación de la novela de terror Los otros, de Javier García Sánchez. La brillante factura visual e interpretativa de la película compensa en parte un guión irregular y que culmina no se sabe dónde.

El protagonista de la historia es Juan, un eficaz inspector de policía madrileño, felizmente casado y con dos hijos pequeños. Su tranquila existencia da un vuelco radical cuando le asignan el extraño caso de un hombre que lleva años desaparecido. Su investigación le conduce a un singular archivo, plagado de misteriosos casos semejantes, que despiertan en Juan un traumático suceso paranormal que vivió en su infancia. Esto irá sumiendo al policía en un progresivo estado de obsesión, casi paranoico, que pondrá en peligro la unidad de su familia y su propia vida.

Nos miran es una película nítida en sus virtudes y en sus defectos. Por un lado, su puesta en escena moderniza los cánones del género y muestra una ambientación esmerada, una rigurosa planificación y un cuidado trabajo de iluminación y montaje. También son de alta calidad la fotografía de Néstor Calvo y la música de Bingen Mendizábal y Borja Ramos. Todo esto se desarrolla casi sin concesiones a la galería e integra muy bien el esforzado trabajo de los actores, todos ellos convincentes… si se aceptan las motivaciones de los personajes que interpretan. Es en este punto del guión donde la película flaquea. Ciertamente, el despliegue de la intriga preternatural y de los sustos está conseguido y obliga al espectador a permanecer en tensión. Sin embargo, sus situaciones no son muy originales, y se nota demasiado que son fruto de un cruce afortunado entre películas como Seven y El sexto sentido. Por otra parte, su fascinación esotérica y escatológica es tan difusa y vacía como la de Los otros, de Alejandro Amenábar; aunque, eso sí, se muestra respetuosa con la Iglesia católica. Un dato más a favor de esta película quizá fallida, pero con cierto interés.

Jerónimo José Martín

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares