No llores Germaine

TÍTULO ORIGINAL Pleure pas Germaine

GÉNEROS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director y guionista: Alain de Halleux. Intérpretes: Rosa Renom, Dirk Roofthooft, Cathy Grosjean, Benoît Skalka, Tristán Ulloa, Laia Marull. 90 min. Jóvenes-adultos.

Germaine es una española casada con el belga Gilles. La familia está pasando por un mal momento tras la muerte en extrañas circunstancias de Rolande, la hija mayor. Gilles no consigue que le duren los trabajos, ignora los problemas, se refugia en un bar próximo y quiere solucionarlo todo a base de bofetadas. De sus cuatro hijos restantes, Muriel, de 17 años, está inaguantable, Albert intenta pasar de todo, y los mellizos de seis años viven en un mundo aparte. Un día Germaine no puede más, se echa a llorar y dice a su marido que quiere dejar Bruselas y volver a su casa en los Pirineos para empezar de nuevo. Aunque Gilles es reacio a los cambios, al enterarse de que el posible asesino de su hija mayor vive en los Pirineos, decide emprender el viaje. En una vieja furgoneta Ford la familia al completo tendrá ocasión de conocerse mejor.

Esta opera prima del belga Alain de Halleux, basada en una novela canadiense, es una película de difícil catalogación. Empieza bajo un cielo gris, en plena y desoladora jungla de cemento, y termina bajo un cielo espléndido en lo alto de un simbólico monte. De hecho, los horizontes se van abriendo a medida que la familia también lo hace. La familia necesita oxígeno y comunicarse. Lo encontrará gracias a Germaine y su fortaleza. Ella ha tenido el acierto de no pretender cambiar a su gente, sino de aceptarlos y quererlos como son; también ha evitado la fácil tentación de la huida, como le proponen en un par de ocasiones. Y entonces se produce el cambio y toda la familia vuelve a empezar con nuevo brío.

Una película que arranca con dureza, suavizada con detalles de humor, especialmente a cargo de los dos pequeños, y termina con una gran sonrisa. Un gran trabajo de los seis protagonistas y del director, que ha conseguido en todo momento dar la impresión de que sus actores son una familia.

Fernando Gil-Delgado