Mother Night

Director: Keith Gordon. Guión: Robert B. Weide. Intérpretes: Nick Nolte, Sheryl Lee, Alan Arkin, John Goodman, Kirsten Dunst, David Strathairn. 115 min. Adultos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El dramaturgo norteamericano Howard Campbell ha vivido casi siempre en Alemania. Allí conoció a su esposa. Durante la II Guerra Mundial acepta actuar como espía para los aliados. Así que transmite información en clave a través de sus discursos radiofónicos pro-nazis, donde se autodenomina, no sin ironía, el “último americano libre”. Acabada la guerra y muerta su esposa, se convierte en un apestado -su misión debe quedar en secreto-, sin ganas de vivir.

Se alternan imágenes en blanco y negro de Campbell en prisión -donde escribe su increíble historia a la espera de ser juzgado como criminal de guerra-, con otras -la mayoría- en color, que resumen su vida. Podía haber sido un entretenido film de espionaje; pero es, conscientemente, una película oscura y pesimista, que dibuja un personaje -bien encarnado por Nick Nolte- para el que la vida parece no tener ningún sentido. Campbell actúa como espía no por altos ideales, ni por dinero. Sólo le atrae -y resulta difícil de creer: es lo más débil del film- interpretar en la vida real un personaje fingido. Asegura que la única nación que le interesa es la “nación de dos” que forman él y su mujer; pero tampoco le explica a su amada sus peligrosas actividades. Cuando muera ella, Campbell se convertirá en un espectro.

Lo mejor de la dirección funcional de Keith Gordon es la escena que muestra a Campbell detenido en la calle, como una estatua, mientras la gente le rodea para no tropezar, símbolo poderoso del vacío que domina su existencia.

José María Aresté