Milagro en la ciudad

TÍTULO ORIGINAL Miracle On 34th Street

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Les Mayfield. Intérpretes: Richard Attenborough, Mara Wilson, Elizabeth Perkins.

Nueva producción familiar de John Hughes (Soloen casa I y II, Daniel el Travieso, El peque se va de marcha), con la que se estrena como directorLes Mayfield, uno de los jóvenes protegidos de Spielberg. Se trata de un remake estricto, ligeramente actualizado, del clásico navideño De ilusión también se vive, que dirigió en 1947 George Seaton.

El guión de Hughes recrea la historia de Kris Kringle (Richard Attenborough), el verdadero SantaClaus, que conmociona Nueva York haciendo su papel en unos viejos almacenes al borde de la quiebra.Allí conoce a Susan (Mara Wilson), una pragmática niña de 6 años,hija de la relaciones públicasde la tienda (Elizabeth Perkins), una mujerbrillante pero desencantada. Susan no llegó a conocer a su padre,y su máxima aspiración es tener una casa propia, un padre y un hermanito. No cree en Papa Noel, pero decide ponera prueba la capacidad de hacer milagros que dice tener Kringle. Éste tambiéntendrá que demostrar su autenticidad ante la justicia, tras caer en una trampa que le tiende el malvadopresidente de los almacenes de la competencia.

La película conserva toda la magia de la versión original. La puesta en escenade Les Mayfeld es brillante, al igual que la fotografía de Julio Macat y la partitura de Bruce Broughton. Aunque lo mejor es el magnífico trabajo de todo el reparto, especialmente de Richard Attenborough, que lleva a cabo una interpretación magistral.

La película, además de divertida y romántica, ofrece una visión muy atractiva de la familia, la ilusión infantil y el trabajo, de paso que hace una crítica certera del egoísmo materialista y de la mercantilización de las fiestas navideñas. Todo esto se enriquece con una sugestiva apología de la dimensión sobrenatural del hombre, que convierte la necesidad de creer, de tener fe, en el punto clave de la resolución de la trama. El tono es siempre amable, con ese inocente idealismo de los títulos clásicos del género. A algunos, la película quizá les parezca demasiado superficial e ingenua, pero no deja de ser una deliciosa bocanada de aire fresco, ideal para disfrutar con toda la familia durante la Navidad.

Jerónimo José Martín