Man on the Moon

Director: Milos Forman. Guión: Scott Alexander y Larry Karaszewski. Intérpretes: Jim Carrey, Danny DeVito, Courtney Love, Paul Giamatti, Tony Clifton, Marilu Henner, Judd Hirsch, Christopher Lloyd, Norm MacDonald. 118 min. Jóvenes.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Andy Kaufman (1949-1984). Un cómico singular. Capaz de provocar las carcajadas del público o su irritación. Triunfador en televisión con el programa Saturday Night Live y la serie Taxi. Artista del performance e improvisado púgil de lucha libra. Provocador nato. Era difícil distinguir cuándo estaba actuando y cuándo era él mismo. ¿O es que su vida entera fue una actuación?

El personaje de Kaufman es desconocido en Europa; pero en Estados Unidos goza de vitola de legendario, y su estilo influyó en toda una generación de cómicos. Curiosamente, es un europeo -el checo Milos Forman- el encargado de llevar su vida a la pantalla. Ha contado con un inspirado guión de Scott Alexander y Larry Karaszewski, pareja que ya recreó las vidas de otros personajes estrafalarios en films como Ed Wood o El escándalo de Larry Flynt. Milos Forman, que dirigió esa última película, quizá ha caído en la cuenta de su error. Pues en Man on the Moon apuesta por la veta romántica, lima las aristas más conflictivas del personaje, obviando en lo posible la grosería, y filma la leyenda, que diría John Ford.

Es una película muy divertida y que logra sorprender. Ya sólo el gag inicial, en que Kaufman pretende dar por terminada esta película pasando a los títulos de crédito, es todo un hallazgo. Pero hay mucho más: ocurrencias inesperadas, exigencias imposibles… Son muchos los disparates, pero no hay sensación alguna de dispersión, todo está perfectamente engarzado. La falta de más detalles sobre su vida personal se encuentra justificada en el propio tratamiento de la historia. No sólo el actor parece identificado con su figura pública, sino que se siembran dudas que añaden a la trama un algo de intriga: ¿Quién es Andy Kaufman? ¿Son él y Tony Clifford (un cómico de carácter imposible, al que se empeña en que contrate la televisión) la misma persona? ¿Qué es verdad y qué mentira? ¿Y qué decir de su enfermedad, supuestamente mortal?

Forman consigue equilibrar unos elementos que podían hacer aguas a la mínima de cambio. Pero tal logro habría sido inútil de no contar con la memorable composición de Jim Carrey, que imprime al difícil personaje un conmovedor patetismo. Los secundarios apoyan la jugada con esmero, de modo especial Danny DeVito, y la música de R.E.M. encaja a la perfección.

José María Aresté

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares