Más allá de Rangún

TÍTULO ORIGINAL Beyond Rangoon

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: John Boorman. Intérpretes: Patricia Arquette, U Aung Ko, Frances McDormand, Adelle Lutz, Spalding Gray.

Basada en hechos reales, su presentación en Cannes 1995 tuvo el carácter de un manifiesto democrático en pro de Birmania. Entre otros, estuvieron dos de sus actores -U Aung Ko y Tiara Jacquelina-, ambos exiliados en París ahora, que revivieron en la película lo que les ocurrió en la realidad. Elementos como éstos dan a la aventura trepidante que es el film un toque de autenticidad, que provoca la convicción de que su dramatismo es verdadero.

1989. Laura (Patricia Arquette), una médico norteamericana, acaba de perder, asesinados, a su hijo y a su marido. La hermana se la lleva a Birmania, con el deseo de distraerla de su dolor. Una noche insomne, desobedeciendo el toque de queda, Laura sale a pasear y se topa con una manifestación política, que contempla arrebatada, especialmente por la hechizante presencia de Aung San Suu Kyi, principal líder democrática, que recibiría el Premio Nobel de la Paz en 1991. La inmediata represión militar inicia la intensísima aventura de Laura más allá de Rangún, en la que encontrará un nuevo sentido a su vida rota.

Algunos pormenores, que posibilitan que la heroína se quede sola, resultan menos creíbles. Pero la audacia temeraria de Laura forma parte del perfil habitual de un héroe novelesco o de película, tan valiente, arrojada, desprendida y fuerte como un gary cooper o un john wayne, que aquí es mujer. Patricia Arquette caracteriza muy bien a esta vigorosa moza de armas tomar, y las usa con admirable acierto.

Acierta también John Boorman (Deliverance, Excalibur, La selva esmeralda, Esperanza y gloria) al dar a su historia el suficiente exotismo oriental, la perfecta integración de los magníficos paisajes con los hechos, que, sin perder el acelerado ritmo de una persecución, se armonizan con escenas de tensa calma o de reposo tranquilo. Casi no cae en el común error de exagerar la bondad de los disidentes. El personaje del profesor es convincente. Las escenas de violencia son brutales, pero no buscadamente morbosas.

En conjunto, una brillante y sólida película de aventuras, comercial sin ofender la calidad, con fondo de documento político-social, sobre el que se defiende la libertad y se fustiga la opresión militarista.

Pedro Antonio Urbina

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares