Lourdes

Lourdes

TÍTULO ORIGINAL Lourdes

PRODUCCIÓN Austria - 2009

DURACIÓN 96 min.

PÚBLICOJóvenes-adultos

ESTRENO11/09/2009

GÉNEROS

GUIONISTAS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Esta pequeña gran película narra con honestidad y hondura las vicisitudes de un grupo de peregrinos que acuden a Lourdes. La actitud que proponen el sacerdote, las enfermeras cuidadoras, los voluntarios de la Orden de Malta, es aceptar las dolencias que Dios permite, pedir sobre todo la salud del alma, aunque albergando también la esperanza del milagro de la curación.

Con rigor casi documental y sin sombra de cinismo, vemos a personas normales y corrientes, con rasgos de generosidad y paciencia, pero también con las miserias comunes a todo ser humano. Destaca Christine, joven con esclerosis, postrada en la silla de ruedas, sonriente y resignada a su suerte, que como dice al sacerdote, se observa desde fuera. Pero hay toda una galería de seres humanos, atrapados tal vez en la rutina de las peregrinaciones.

La guionista y directora austriaca Jessica Hausner cuenta su historia sin aspavientos ni histerismos, con respeto al hecho religioso -llama la atención la pausa casi reverencial con que se detiene en ceremonias como la bendición con el Santísimo y la procesión de las antorchas, o en las visitas a la gruta de las apariciones-, y sin intención de persuadir o imponer un punto de vista.

Aunque abierta a múltiples lecturas, presenta en pantalla con naturalidad el presunto milagro. Y éste obliga a las preguntas habituales -cuya respuesta desde la fe no consuela del todo- acerca del sentido del dolor, del modo en unos sufren y otros sanan, en lo que se diría capricho de Dios. No se entiende la lógica divina, el modo en que “reparte” lo que toca a cada ser humano, su estruendoso silencio; e incluso el escándalo que sigue al milagro, las reacciones encontradas de los testigos, de alegrarse pero no del todo. La felicidad perfecta no existe: es una idea recurrente en el film.

Las interpretaciones, como corresponde, son muy naturales, destacando la de Sylvie Testud, una composición de Christine muy medida, con encanto. El film se ha rodado en las auténticas localizaciones, y ello intensifica el realismo de la historia que se nos propone, el acercamiento al misterio.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares