Los Simpson, la película

Dirección: David Silverman. Guión: James L. Brooks, Matt Groening, Al Jean. Música: Hans Zimmer. Género: Animación, comedia. 87 min. Jóvenes-adultos.

TÍTULO ORIGINAL The Simpsons movie

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Qué se puede decir de los Simpson que no se sepa? La serie lleva 17 años en el candelero y sigue causando furor cada semana, tanto en Estados Unidos como fuera. Los espectadores lo saben todo sobre esta singular familia norteamericana y no les extraña que Homer les reciba con un “hay que ser pringao para pagar por ver lo que tienen gratis en la tele”. La historia que viven los Simpson en esta ocasión es similar a las que hemos podido ver en la pequeña pantalla: Lisa está entregada, con poco éxito, a una cruzada ecologista por salvar el lago de Springfield, y cuando está a punto de triunfar, Homer realiza un gran vertido tóxico que provoca la intervención de las autoridades y amenaza la existencia misma de Springfield.

Aunque la película tiene un componente de “más de lo mismo”, está claro que no es un simple capítulo de televisión ampliado. A lo largo de la cinta desfilan muchos de los personajes que se han visto en diversos capítulos de la serie y ahora se les puede ver en profundidad (la relativa profundidad de estos personajes); se puede dedicar tiempo a desarrollar una idea, un sentimiento, una relación. La historia tiene muchos gags -algunos excelentes-, pero no está construida a base de gags; éstos forman parte de la historia. Se trata, pues, de un auténtico largometraje, aunque tenga mucho -faltaría más-, de los Simpson de la tele.

Los productores han optado por la animación tradicional y el dibujo a mano, en buena medida para no perder el look original. Con este handicap han realizado un excelente trabajo de animación, que en ningún momento pretende ser perfecta, y además aprovechan las posibilidades que ofrece la pantalla grande tanto para la célebre secuencia del monopatín -con el desnudo de Bart-, como para mostrar vastos espacios en Alaska, en el Gran Cañón o en un Springfield a punto de saltar por los aires. La excelente banda sonora de Hans Zimmer incluye el tema clásico de Danny Elfman.

En resumen, un buen entretenimiento que ofrece pocas sorpresas. Tal vez Homer sea demasiado tonto para la duración de la cinta, pero se trata de los Simpson, absurdos, egoístas, un poco iconoclastas, imagen de la sociedad que reflejan y que les adora porque “les da caña”, pero sin perder la sonrisa, con buen corazón, y que, con todos sus defectos, siempre apuestan por la familia.