Los reyes del crimen

‹âng1024Los reyes del crimen

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

3000 Miles to GracelandDirector: Demian Lichtenstein. Guión: Richard Recco y Demian Lichtenstein. Intérpretes: Kurt Russell, Kevin Costner, Courteney Cox, Christian Slater, Kevin Pollak, David Arquette, Howie Long. 125 min. Adultos.

La caída en picado de Kevin Costner se acelera. Así lo demuestra su último trabajo como actor, Los reyes del crimen, infumable culebrón, supuestamente cómico y lleno de violencia brutal y recursos de mal gusto. En él, Costner da vida al cruel líder de una banda de cinco ladrones que, disfrazados de Elvis Presley, desvalijan a tiro limpio un casino de Las Vegas donde se celebra un homenaje a la estrella del rock. La muerte de uno de los ladrones, las discrepancias durante el reparto y el romance de otro con una guapa camarera, madre de un travieso chaval, ponen en peligro el desenlace de la operación.

Demian Lichtenstein (Lowball) invoca a Quentin Tarantino para legitimar su cargante y psicodélica puesta en escena. Pero, en realidad, su brutal despliegue de violencia no tiene ninguna perspectiva moral, al igual que sus fuertes escenas de sexo y sus absurdos contrapuntos humorísticos. O sea, que en estos puntos está a años luz de Tarantino. Además, su dirección de actores es tan demencial que logra que todos los protagonistas sobreactúen, incluido el casi siempre sobrio Kurt Russell. Se salva un poco la popular actriz televisiva Courteney Cox; pero su fuerte presencia no compensa el tópico perfil de su personaje ni levanta una película sin interés, que invoca constantemente a los peores instintos del espectador.

Jerónimo José Martín