Los miserables

TÍTULO ORIGINAL Les miserables

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Bille August. Guión: Rafael Yglesias. Intérpretes: Liam Neeson, Geoffrey Rush, Uma Thurman, Claire Danes, Hans Matheson, Reine Brynolfsson. 131 min. Jóvenes-adultos.

Parecería que nada original cabría ya decir sobre una historia tan conocida, recientemente convertida en un espectáculo musical que ha dado la vuelta al mundo. Todo lo contrario. Y el mérito de esta recreación apasionante y apasionada de la obra de Víctor Hugo es en primer lugar del guionista, que ha centrado la atención en la definición de los personajes, ha ahondado en su alma y sentimientos. Sin perderse en sucesos menores ni en ambientaciones de época, traza el sólido núcleo de la historia entre los cuatro protagonistas: Jean Valjean, el odiseo héroe (Liam Neeson); el inspector Javert, el malvado antagonista (Geoffrey Rush); la desgraciada prostituta Fantine (Uma Thurman) y su enamorada hija Cosette (Claire Danes). Con un texto consistente y unos diálogos precisos, estos grandes actores han dado auténtica vida y naturaleza a sus personajes, ya clásicos.

Bille August ha seguido el espíritu del guión, centrando también su cámara en estos personajes y en sus rostros, sin aligerar el ritmo denso de la tragedia humana con panorámicas de paisajes, plazas de mercado o interiores sórdidos o suntuosos…; no, todo va de alma en alma casi sin respiro. Bille August dirige con sobriedad, facilitando el entramado y encadenamiento de unas vidas -los miserables- aparentemente marcadas por un sino adverso.

La película mantiene y subraya eficazmente, en los momentos precisos, el sentido cristiano de la vida, de la muerte, del dolor y la alegría, de modo que tanto los protagonistas como los secundarios cobran la verdadera profundidad. Y como el referente novelístico, del que la película podría decirse signo (pero dejando bien sentado que tiene un gran valor en sí misma), la tragedia romántica acaba al modo clásico, es decir, con el castigo del mal y el triunfo del bien.

Pedro Antonio Urbina

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares