Lilo & Stitch

Directores: Dean Deblois y Chris Sanders. Guión: Chris Sanders. Música: Alan Silvestri. 83 min. Todos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La propuesta veraniega de la Disney es la hilarante Lilo & Stitch, dirigida por el novato Dean Deblois -responsable del layout de El Cascanueces, de Paul Schibli- y por Chris Sanders, diseñador de producción de El Rey León y coguionista de Mulán. En la línea delirante de El emperador y sus locuras, Lilo & Stitch es una singular comedia disparatada, de estilo sencillo, y con un tono entre tierno y gamberro.

La acción trancurre en Hawai, y describe la singular amistad que surge entre Lilo -una niña traviesa, fan de Elvis Presley, huérfana de padre y madre, y que vive con su hermana mayor- y Experimento 626, un agresivo bichejo extraterrestre, que fue creado genéticamente para matar y que ha escapado al control de las autoridades espaciales. Lilo adoptará al 626 como si fuera un perrito y le pondrá por nombre Stitch. Los antagonistas serán esta vez dos desastrosos extraterrestres que siguen de incógnito a Stitch y un negro inmenso y siniestro, que dice ser asistente social.

El guión equilibra bastante bien los constantes gags físicos protagonizados por Stitch -muy al estilo slapstick- con las inocentes trastadas de Lilo y con su tragedia infantil, que arranca varias secuencias de gran emotividad dramática y permite una bella reflexión sobre la integración racial y social, nada complaciente y a ratos agradablemente incorrecta. Destaca sobre todo su luminosa visión de la familia -o’hana en hawaiano-, definida como “un lugar en el nunca se deja atrás a nadie”. Subraya muy bien esta idea la oxigenante partitura musical de Alan Silvestri, completada con bellas canciones hawaianas y con seis temas clásicos de Elvis Presley.

Todo esto eleva la entidad de la historia, resuelta con unos fondos poco elaborados pero sugestivos, y con una sensacional animación de personajes. El suave y estilizado diseño de éstos se aparta de la última línea realista de la Disney, retorna a las redondeces más clásicas y hace guiños al anime japonés -en concreto al naturalismo fantástico de Hayao Miyazaki- y hasta al sugerente esquematismo de los cartoons de la UPA, cuyo popular personaje Mr. Magoo es expresamente homenajeado. Queda así otra fresca bocanada de cine de calidad y divertido que, sin embargo, puede correr la misma (mala) suerte de la estupenda El emperador y sus locuras

Jerónimo José Martín

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares