Life Aquatic

TÍTULO ORIGINAL The Life Aquatic with Steve Zissou

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Wes Anderson. Guión: Wes Anderson y Noah Baumbach. Intérpretes: Bill Murray, Owen Wilson, Cate Blanchett, Anjelica Huston, Willem Dafoe. 118 min. Adultos.

La película comienza con una gala en la que el célebre oceanógrafo Steve Zissou (Bill Murray) presenta el documental sobre su último viaje; una expedición que terminó en tragedia: su mejor amigo murió devorado por un fantástico tiburón. Al término de la proyección Zissou declara que volverá al mar para encontrar y matar a ese tiburón. Zissou, aprendemos, es un científico que lleva largo tiempo en horas bajas, sus documentales son cada vez menos interesantes, su equipo está mayor y desmotivado. Su último proyecto, si logra financiación, será un resumen de su vida y obra, un examen de conciencia, un “Último safari” en el mar.

“Life Aquatic”, hay que decirlo ya, no va en serio, y el primer tramo de la película tiene mucha gracia, mientras el espectador va localizando los referentes: el comandante Cousteau, sus viajes y documentales. Pero, luego, el guión zozobra, y encalla en tierra incógnita, lejos de la comedia pura, de la historia seria, de la simple parodia, lejos de todo el mundo, sin otro fin que el capricho de Anderson. Si hubiera encontrado el modo de terminarla bien, habría sido una película genial; tal como le ha quedado es una simple locura construida a base de los pequeños despropósitos que construyen la vida de Zissou y su gente a bordo del Belafonte. Angelica Huston, millonaria “ex” de Zissou; Cate Blanchett, periodista que va a cubrir la aventura; Owen Wilson, que cree ser hijo ilegítimo de Zissou; Willem Dafoe, veterano de las expediciones Zissou; los becarios que le acompañan a bordo y el propio barco, que es un monumento.

Hay secuencias hilarantes, hay secuencias preciosas, en particular el viaje en minisubmarino, más cerca de Julio Verne que de Cousteau, pero la cinta no acaba de encontrar el tono adecuado. Es una pena, particularmente en tanto que hay ideas brillantes, el reparto es magnifico y el diseño es genial. Una cinta que honradamente no se puede aconsejar a nadie, pero tampoco desaconsejar.

Fernando Gil-Delgado

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Funcionalidad exclusiva para socios de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres socio conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no eres socio, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.