Last Days

Director y guionista: Gus Van Sant. Intérpretes: Michael Pitt, Lukas Haas, Asia Argento, Scott Patrick Green, Nicole Vicius. 97 min. Adultos. (VD)

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El siempre interesante cineasta de Kentucky se acerca a los días previos al suicidio en 1994 de Kurt Cobain, el famoso músico del grupo Nirvana y abanderado del movimiento grunge. No es la primera vez que Gus van Sant toma un hecho real luctuoso para darle un personalísimo tratamiento. Lo hizo con Elephant, una obra maestra que relataba los terribles sucesos de la matanza en el Instituto Columbine de Littleton (Colorado).

Lo volvió a repetir con Gerry, inspirada en la historia real de dos chicos que se perdieron en el desierto. En Last Days recrea la vida interior de Kurt Cobain, aunque también bajo otra apariencia, en este caso a través de un personaje llamado Blake, interpretado por el cantante y actor Michael Pitt, al que descubrimos recientemente en Delirious.

En estilo visual y narrativo, Last Days es muy semejante a Elephant y Gerry -el cineasta habla de una trilogía-, con prolongados encuadres fijos, con un desarrollo del tiempo en bucles cruzados, y con el seguimiento con la cámara de personajes en acciones aparentemente anodinas. Lo que pretende así es lo mismo que pretendió en Elephant: indagar en los antecedentes anímicos de los sucesos trágicos. Es decir, Van Sant evita una presentación discursiva de los factores objetivos que pudieron llevar a Cobain a quitarse la vida; más bien prefiere desnudar el yo íntimo del personaje, a través de su vida cotidiana, para radiografiar un alma herida de muerte.

La película, así, nos transmite sensaciones humanas y morales, antes que datos e informaciones. Su aproximación al caso está más cerca del Maigret de Simenon, que del Holmes de Conan Doyle. Estas opciones narrativas y formales dan a las dos películas –Elephant y Last Days– ese extraño aire poético y experimental, que a muchos encanta y a otros hastía. Poético por su carencia de prosa, de discurso “racional”, y por tanto de “cine convencional” y comercial.

Temáticamente, Last Days cierra una trilogía sobre la muerte. Pero la muerte no es el tema central, es el desenlace de una película sobre la vida. Ocurre igual con los otros dos filmes. Aunque es la última de las tres historias, Last Days fue la primera en ser concebida, antes incluso que esa otra gran obra que es El indomable Will Hunting. En fin, una película minoritaria, un ejercicio de estilo visual, y una aproximación original e inteligente a cuestiones abordadas hasta la saciedad.

Juan Orellana
ACEPRENSA