Las alas de la vida

Guión: Jorge Goldenberg, Carmen Font, Carmen Santos, Francesc Hernández, Xavi García-Raffi, María Tomás y Antoni P. Canet. Documental. 90 min. Jóvenes.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Las alas de la vida es un película singular que en la pasada edición de la Semana Internacional de Cine, en Valladolid, se llevó con todo merecimiento el galardón al mejor documental. En él vemos cómo una cámara se instala en casa de Carlos Cristos y se convierte en otro miembro de la familia para que podamos seguir el progreso de su enfermedad, la A.M.S. (atrofia sistémica múltiple), degenerativa y mortal. La película nos acerca a la vida de Carlos y de su familia, permitiendo que de una forma muy natural, sin énfasis, nos hagamos cargo de una situación difícil y comprendamos la manera de afrontarla.

Carlos Cristos (Vigo, 1956) y su mujer, Carmen Font, son médicos. Residen en Mallorca junto a su hija de ocho años, Carmela. Carlos ha llevado siempre una vida muy activa, con pasiones como el montañismo, la música o el parapente. Como médico ha tenido que transmitir a muchos pacientes diagnósticos muy graves y ha acompañado a algunos de ellos hasta el último momento. Su vida cambió cuando se sentó ante su propio médico para escuchar el diagnóstico de una gravísima enfermedad degenerativa. Entonces se le ocurrió pedirle a un amigo que le grabara, pensando que el documento podría ser útil a otros. El resultado de tres años de grabaciones es un canto a la vida, al amor y a la trascendencia.

Conviene advertir que Carlos vive. La cinta no es un documento sobre el empeoramiento y la muerte de una persona, sino un impresionante testimonio de amor. Sin proponérselo, da una lección de cómo se debe acompañar a una familia en una situación tan dolorosa, y cómo sobrellevar la enfermedad y enfrentarse a la muerte con dignidad, y, “si se puede, con una sonrisa”.

Las alas de la vida es una emotiva aunque nada efectista película, sabiamente dirigida por el realizador valenciano Antoni Canet, que se sigue con mucho interés y hace pensar.