Largo domingo de noviazgo

Guión: Guillaume Laurant y Jean Pierre Jeunet.
Intérpretes: Audrey Tatou, Gaspard Ulliel, Jean Pierre Becker, Dominique Bettenfeld, Andre Dussollier.
134 min. Adultos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La última película del inclasificable director francés Jean-Pierre Jeunet, que logró popularidad y éxito internacionales con Amélie, vuelve a contar con la actriz Audrey Tatou como protagonista, en este caso de una adaptación de la novela de Sébastien Japrisot.

Al finalizar la I Guerra Mundial, la joven Mathilde recibe la noticia de que su prometido Manech ha sido sometido a consejo de guerra por automutilación, y enviado a la tierra de nadie que hay entre las trincheras francesas y alemanas, destinado a una muerte casi segura. Mathilde, que no está dispuesta a aceptar que haya perdido a su amado, emprende su búsqueda incansable contra toda esperanza.

Como ya ocurriera en Amélie, la película renuncia a los grandes principios e ideales a favor de un inmanentismo mágico y una antropología de mínimos. Es una obra singular, que imprime una mirada poética y humorística sobre unos acontecimientos terribles y desoladores, mostrados a veces, en lo que se refiere a sexo y violencia, con excesiva crudeza visual y verbal.

La atmósfera es propia de un cuento, los personajes son de fábula, y el amor de la protagonista es épico. Sin embargo, nada hay solemne ni retórico en el film; al contrario, la película es una miniatura naïf, un canto a lo insignificante, a lo imperceptible, a lo extremadamente concreto. Al cóctel de actores habituales en el cine de Jeunet, como Pinon o Dussolier, se añade la norteamericana Jodie Foster.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares