El niño que quería ser un oso

TÍTULO ORIGINAL Drengen der ville gøre det umulige

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Jannik Hastrup. Guión: Bent Haller y Michel Fessler. Música: Bruno Coulais. Dibujos animados. 75 min. Todos.

En el desierto helado de las regiones árticas, una osa polar pare un cachorro que nace muerto. No demasiado lejos, en la cabaña de un cazador esquimal, una mujer da a luz un bebé. Mientras la osa se dispone a morir de pena, su compañero roba el bebé de la mujer y se lo entrega a su compañera. El niño se cría como un oso, pero su padre no deja de buscarle, y un día el cazador encuentra a su hijo, da muerte a mamá oso, y devuelve el niño a su madre. Pero el niño no puede adaptarse a los humanos y emprende un viaje a la montaña, para hablar con Espíritu y conocer su verdadera identidad.

El danés Jannik Hastrup es un autor independiente con fuerte personalidad. La historia que cuenta en “El niño que quería ser un oso” recuerda al clásico de Disney “Hermano Oso”, aunque hay diferencias: la historia y el diseño reducidos a un mínimo de gran expresividad, un realismo poético no exento de crueldad, en la línea de Andersen, una excelente utilización de los colores, el uso de la acuarela.

Una obra de gran belleza, acompañada de una gran banda sonora a cargo de Bruno Coulais (“Vidocq”), que recuerda las melodías étnicas y se adapta perfectamente a un paisaje sobrecogedor. Adecuada para los más pequeños y los más grandes, probablemente resulte más difícil, por desconcertante, para los públicos intermedios.

Fernando Gil-Delgado

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares