La otra cara de la luna

Director y guionista: Lluís Josep Comerón. Intérpretes: Stefania Sandrelli, Carlos Fuentes, Ingrid Rubio, Didier Bezace, Boris Ruiz. 92 min. Adultos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La rutinaria pero sólida estabilidad de un matrimonio maduro es puesta a prueba cuando él, un famoso jugador de ajedrez, viaja solo a Venecia para competir contra un ordenador. Allí vive un fugaz romance con una joven programadora. Mientras tanto, su esposa, una exitosa escritora de novelas de intriga, es secuestrada en su propia casa por un pobre y perdido ladronzuelo.

El veterano cineasta catalán Lluís Josep Comerón (Barcelona, 1926) llevaba 13 años sin dirigir una película para el cine. Guionista de títulos emblemáticos de Antonio Isasi Isasmendi, como Estambul 65 o Las Vegas, 500 millones, y realizador de filmes tan variados como Escuadrilla de vuelo, Larga noche de julio, La rebelión de los pájaros o Puzzle, Comerón dirige desde hace años el Departamento de Producciones Externas de Televisió de Catalunya. Para su retorno a la gran pantalla ha puesto a un magnífico reparto entre las cuadro bandas de un melodrama intimista que afronta de cara y con cierta hondura las crisis sentimentales de la madurez, y las entrelaza con los desconciertos vitales de la juventud, para acabar haciendo un inteligente elogio de la responsabilidad afectiva y de la fidelidad matrimonial.

Desde luego, pesan mucho el exceso de diálogos, el mediocre doblaje de los actores extranjeros, el tono un tanto teatral y artificioso de algunas situaciones, y el carácter demasiado televisivo de la puesta en escena, disimulado sólo en parte por la bella fotografía de Tomàs Pladevall. Sin embargo, las interpretaciones son muy buenas -incluso Ingrid Rubio roza de nuevo la excelencia-, y Comerón dibuja los conflictos morales de los personajes con una gran elegancia formal, coherente con la perspectiva humanizadora desde la que los mira.

Jerónimo José Martín