La octava mujer de Barbazul

Guión: Billy Wilder, Charles Brackett. Intérpretes: Gary Cooper, Claudette Colbert, Edward Everett Horton, David Niven. 88 min.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Una mujer urde un plan para no convertirse en solo otra más de la lista de sucesivas esposas de un millonario al que ha conocido en la Costa Azul. Pocos comienzos de película más brillantes que el de esta de 1938: millonario norteamericano y francesa venida a menos que quieren comprar sendas mitades de un mismo pijama en unos grandes almacenes. Tras el acuerdo, el amor, y luego los problemas, cuando antes de la boda ella se entera que él ha estado casado siete veces.

Genial adaptación de la obra teatral de Alfred Savoir a cargo de Billy Wilder y Charles Brackett para un Lubitsch (Berlín, 1892-Hollywood, 1947) que en 1938 mueve como casi nadie los hilos de la comedia de amor y lujo (al año siguiente hizo Ninotchka). Brillan las numerosas alusiones burlescas a los defectos reinantes en las clases acomodadas.

Gary Cooper y Claudette Colbert (qué bien vestidos van, qué buena pareja hacen) están insuperables, especialmente en la versión original, donde se entiende mejor que muchos les consideren los mejores actores de comedia romántica. Lo del toque Lubitsch queda patente: el director de Ser o no ser usa los sobrentendidos con maestría, es irónico incluso sardónico, pero nunca agrio. Visto lo visto, con las correcciones necesarias, tiene cierta lógica llamar a Woody Allen un descendiente de Lubitsch.