La defensa Luzhin

TÍTULO ORIGINAL The Luzhin Defence

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Directora: Marleen Gorris. Guión: Peter Berry. Intérpretes: Emily Watson, John Turturro, Geraldine James, Stuart Wilson, Christopher Thompson. 108 min. Adultos.

La directora holandesa Marleen Gorris se dio a conocer internacionalmente con Antonia, infumable y sobrestimado culebrón que incluso llegó a ganar el Oscar a la mejor película en habla no inglesa. Más tarde, dirigió una buena adaptación de Mrs. Dalloway, la compleja novela de Virginia Woolf. Ahora, en La defensa Luzhin -basada en la novela de Vladimir Nabokov-, Gorris confirma que lo suyo son las adaptaciones de relatos más bien sombríos.

La defensa Luzhin se desarrolla en la Italia de los años 20 y describe el romance entre una aristócrata rusa y un tímido, desastrado y genial jugador de ajedrez, que vive obsesionado con ese juego. Ambos se conocerán en un idílico palacio al borde de un lago y cercano al pueblo donde tiene lugar el campeonato mundial de ajedrez. Los altibajos de la extraña relación sentimental -mal vista por los padres de la chica- se enredan aún más con el desarrollo del campeonato, que conduce al ajedrecista a un progresivo enrocamiento en profundos traumas generados durante su niñez.

Como en las demás películas de Marleen Gorris, el ritmo es lánguido y el tono demasiado denso, sobre todo por el trágico fatalismo que domina la historia y por su cierta amoralidad. En este sentido, pesa como una losa la visión pesimista que muestra Nabokov -y con él, Gorris- respecto al ser humano en sí, en familia y en comunidad. En cualquier caso, el conjunto se deja ver por el bello preciosismo de la puesta en escena y por unas meritorias interpretaciones, a las que sólo cabe reprochar algún leve exceso histriónico, tanto de Emily Watson como de John Turturro.

Jerónimo José Martín