La copa

TÍTULO ORIGINAL Phörpa

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director y guionista: Khyentse Norbu. Intérpretes: Jamyang Lodro, Neten Chocling, Orgyen Tobyal, Lama Chonjor, Godu Lama. 93 min. Jóvenes.

Fruto de la moda budista de los años 90 fueron películas como El cielo y la tierra, Pequeño Buda, Siete años en el Tíbet y Kundun. Todas ellas daban una visión idílica e ingenua del budismo, que ahora es revisada en La copa, la primera película producida en Bhutan y el debut como guionista y director de Khyentse Norbu (1961), importante lama de la Tradición Budista Tibetana.

Inspirado en hechos reales, el guión se desarrolla en el monasterio budista de Chokling, un asentamiento de refugiados tibetanos al pie del Himalaya. La tranquilidad del lugar se rompe cuando un joven novicio, espabilado y divertido, organiza clandestinas escapadas nocturnas al bar del pueblo para ver el Mundial de Fútbol en la televisión. Pronto sospechará Geko, el duro responsable de la disciplina del monasterio. Las inquietudes de éste serán aliviadas por el sabio y compasivo abad del monasterio.

Acostumbrado a tanta reverencia solemne hacia el budismo, sorprende gratamente esta comedia, que lo desmitifica y lo humaniza al paso que resalta sus valores morales y su esfuerzo por adaptarse a los nuevos tiempos. Su tono amable, desenfadado y divertido recuerda al cine costumbrista de los años 50. Como en él, también aquí hay personajes entrañables, sencillas situaciones divertidas y sutiles críticas sociales, que afrontan desde la ocupación china del Tíbet al proverbial carácter comercial de los indios, pasando por ironías sobre las propias tradiciones budistas. Todo esto se expone a través de un guión sencillo pero jugoso, unas interpretaciones naturalísimas -ninguno de los actores es profesional- y una fluida realización, que ofrece una bella fotografía, una sugestiva planificación y un montaje atrevido. Redondea el producto una original banda sonora, plagada de cánticos budistas y canciones populares tibetanas.

Jerónimo José Martín

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares